miércoles, 30 de noviembre de 2011

PUBERTAD

En algún momento entre la infancia y la edad adulta se produce un aumento de hormonas sexuales que desencadena el desarrollo sexual. Los genitales maduran, y la actividad hormonal relacionada con ellos posibilita las relaciones sexuales y la reproducción.



Los cambios físicos que caracterizan la pubertad provocan que los cuerpos de chicos y chicas se vuelvan fértiles y resulten atractivos al sexo opuesto. La pubertad suele comenzar entre los 8 y los 14 años en las chicas, y entre los 10 y los 15 en los chicos. Para ellas, el primer signo es el inicio del desarrollo de los pechos, mientras que los chicos notan que sus genitales comienzan a aumentar de tamaño. Para ambos sexos, estos cambios van seguidos de la aparición de vello en la zona genital y en las axilas.

La pubertad suele ser un período de rápido crecimiento físico. Tras la aparición del vello corporal, la glándula pituitaria libera la hormona llamada somatotrofina en el cerebro para estimular el crecimiento de los huesos y los músculos.

Por lo general, las chicas experimentan este crecimiento antes que los chicos. Alrededor de los doce años suelen ser más altas que los chicos de su edad, pero a los quince son ellos los más altos. La mayoría de las chicas se acercan a su altura adulta cuando comienzan a menstruar. La forma del cuerpo también cambia: las chicas ganan en grasa corporal y las caderas se ensanchan; los chicos adquieren más tejido sin grasa, de modo que el porcentaje global de grasa corporal desciende, y los hombres y el pecho se ensanchan más que sus caderas.

DESARROLLO SEXUAL MASCULINO



En los chicos, la hormona foliculoestimulante (FSH) desencadena el desarrollo y la producción de esperma, mientras que la hormona luteinizante (LH) provoca la producción de testosterona. Ésta es la hormona masculina más importante, responsable de un modo u otro del desarrollo de la mayor parte de las características sexuales secundarias.

El 95% de testosterona se secreta en los testículos, y el porcentaje restante lo hace en las glándulas suprarrenales. Además de los cambios sexuales, la testosterona hace que los extremos de los huesos se fusionen o se cierren, lo que pone fin al crecimiento de chicos y chicas. Los testículos y el escroto responden a la secreción de testosterona incrementando su tamaño. La superficie del escroto se torna más arrugada, roja y oscura, mientras que el pene se alarga y se ensancha. Más tarde, crece el vello púbico y axilar, seguido del facial y pectoral. Los testículos, el escroto y el pene continúan creciendo.



La testosterona también provoca el aumento de la próstata y de la laringe. Las cuerdas vocales se alargan y se tornan más gruesas, por lo que la voz se hace más profunda. Mientras esto ocurre, algunos chicos sienten molestias en la garganta durante algunas semanas, pero para la mayoría el cambio es gradual y carece de síntomas.



Entre el 30% y el 50% de los chicos púberes desarrollan un ligero incremento en el tamaño de uno o ambos pechos. Conocido como ginecomastia, este fenómeno es el resultado de un exceso de estrógenos en el cuerpo, y puede provocar una gran ansiedad entre los chicos y sus familias; por lo general, se presentan dudas sobre la masculinidad del afectado. En la mayoría de los casos, la ginecomastia desaparece de forma espontánea en el plazo de un año.

DESARROLLO GENITAL MASCULINO 




  • ETAPA 1: El escroto se encuentra pegado al cuerpo.
  • ETAPA 2: Los testículos aumentan de tamaño y el escroto cuelga más abajo.
  • ETAPA 3: Los testículos continúan aumentando y el pene se alarga.
  • ETAPA 4: El pene aumenta y crece el ello púbico. La piel del pene y del escroto se oscurece
  • ETAPA 5: El pene se alarga y aumenta de diámetro hasta alcanzar su estado adulto. Los testículos adquieren su funcionalidad definitiva.
Existen 5 etapas en el desarrollo del pene y los testículos. La primera presenta los genitales inmaduros de la infancia. Al llegar a la última etapa, los órganos se convierten en sexualmente maduros y posibilitan la reproducción.

Las erecciones tienen lugar incluso cuando no se está excitado sexualmente, esta afirmación es verdadera porque durante la pubertad, los chicos tienen unos niveles muy altos de testosterona, que provoca erecciones espontáneas. Esto puede resultar muy incómodo, pero no es inusual o anormal. También puede ocurrir en los chicos prepuberales.

COMIENZO DE LA PUBERTAD



El modo en que comienza la pubertad no nos es del todo conocido. Los científicos creen que existe un mecanismo inhibitorio en el cerebro que desaparece en la pubertad. La parte del cerebro conocida como hipotálamo libera una gran cantidad de hormonas que dan lugar al comienzo de este período, tanto en las chicas como en los chicos.



La hormona desencadenante se conoce como hormona liberadora de gonadotrofina (GRH). Viaja hasta la glándula pituitaria (localizada bajo el hipotálamo) y ésta, a continuación, secreta dos importantes hormonas: la foliculoestimulante (FSH) y la luteinizante (LH). Estas hormonas viajan a través de la sangre y hacen que los ovarios y los testículos se tornen activos por primera vez.

Antes de comenzar a menstruar, un cuarto del cuerpo de las chicas debe estar compuesto de grasa. Ésta es la razón por la que el desarrollo de las caderas y los pechos durante la pubertad se considera importante para la aparición de la menstruación. Cuando el nivel de grasa corporal en las chicas es bajo, la glándula pituitaria no libera la cantidad necesaria de hormonas para que la menstruación pueda tener lugar.

FLUJO DE HORMONAS



La pubertad comienza cuando el cerebro libera una gran cantidad de mensajeros químicos, las hormonas. El chico o la chica adolescente no será consciente de esta actividad hormonal hasta que comiencen los cambios corporales.

OVULACIÓN




Cuando los ovarios entran en actividad por primera vez, el ovario libera un óvulo. Se trata de un acontecimiento que continuará ocurriendo de forma periódica durante el resto de la vida fértil de la mujer.

EYACULACIÓN

El equivalente masculino de la primera menstruación en las chicas es la primera eyaculación. Se denomina espermarquía y suele tener lugar a la edad de trece años aproximadamente. La primera eyaculación se produce, por lo general, por la noche, y se conoce como polución nocturna (o, más comúnmente, "sueño húmedo"). Aproximadamente el 75% de los púberes experimentan estas poluciones, mientras que en los adultos el porcentaje es muy bajo. Por lo general, se producen durante la fase de sueño REM (con movimiento ocular rápido).




La eyaculación durante la pubertad no es garantía de fertilidad; simplemente indica que la producción de esperma está comenzando y que los testículos y la próstata desarrollan correctamente sus funciones secretoras.

DESARROLLO SEXUAL FEMENINO



En la pubertad, ambos sexos experimentan un rápido desarrollo físico a medida que el cuerpo cambia para alcanzar la madurez sexual.

CAMBIOS EN LAS CHICHAS: 
  • Crecimiento de los pechos y los pezones.
  • Comienzo de la menstruación.
  • Aumento de las secreciones vaginales.
  • Los labios mayores y menores de la vagina aumentan de tamaño.
  • La vagina se alarga y se ensancha.


CAMBIO EN LOS CHICOS Y LAS CHICAS:
  • Aumento de estatura.
  • Las glándulas sebáceas se activan y el acné se convierte en una característica común.
  • Las glándulas sudoríparas de las axilas y los genitales se activan y aparece el olor corporal de adulto.


CAMBIO EN LOS CHICOS:
  • La voz se torna más profunda.
  • La masa muscular comienza a aumentar.
  • El pene y los testículos aumentan de tamaño.
  • La eyaculación ya es una posibilidad real.
  • Crece el vello facial.


En las chicas, la liberación de las hormonas foliculoestimulantes (FSH) y luteinizante (LH) ordena a los ovarios que produzcan estrógenos, que a su vez provocan el desarrollo de las características sexuales femeninas. Los pechos comienzan a crecer, aunque no de forma regular. Es normal que un pecho sea ligeramente más grande que el otro hasta alcanzar la madurez sexual, cuando serán aproximadamente del mismo tamaño. 






El vello púbico comienza a aparecer en el pubis a modo de triángulo, y también en los labios mayores que rodean la vagina. En un porcentaje aproximado del 45% de las chicas, el crecimiento del vello púbico tiene lugar antes que el de los pechos. En las axilas aparece vello, y el fino y sedoso de las piernas se torna grueso.




El útero crece y los genitales exteriores se oscurecen y se tornan más prominentes. La vagina también aumenta de tamaño, y en ella puede producirse alguna ligera secreción. La oleada de estrógenos que se produce en la pubertad puede hacer que la piel resulte más grasa y con tendencia a sufrir acné.




LA CAUSA DEL ACNÉ




El sebo es una sustancia grasienta de la piel secretada por las glándulas sebáceas. El exceso de la producción de sebo en la pubertad puede dar como resultado una piel grasa y acné.




MENARQUÍA




El desarrollo más importante en la pubertad es la aparición de la menstruación, un acontecimiento denominado menarquía. Normalmente se produce entre los nueve y los diecisiete años, aunque en las sociedades occidentales la edad media está en los once o doce años. Existen varias causas de la menarquía tardía o amenorrea primaria. El bajo peso corporal provocado por la ANOREXIA NERVIOSA o el exceso de ejercicio puede inhibir la aparición de la menstruación.

Tras la menarquía, los períodos menstruales son irregulares durante una temporada, ya que cabe la posibilidad de que se ovule unos meses y otros no. En ocasiones transcurren dos años hasta que el ciclo se regulariza.








LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA



La Constitución Española, ratificada en referéndum a 6 de diciembre de 1978, es la norma jurídica que tiene por objeto regular básicamente los derechos y deberes fundamentales de los ciudadanos:

  • Título I: regulación de los derechos y deberes fundamentales de los ciudadanos;
  • Título II:  la Corona; 
  • Título III:  las Cortes Generales;
  • Título IV:  el Gobierno y la Administración;
  • TituloV:  la relación entre el Gobierno y las Cortes Generales;
  • Título VI: el poder judicial;
  • Título VII:  la economía y Hacienda;
  • Título VIII: la organización territorial del Estado;
  • Título IX: el Tribunal Constitucional;
  • Título X: la reforma Constitucional.
Se la conoce como ley de leyes y no puede existir en el ordenamiento español norma legal alguna que pueda ir en contra de lo por ella dispuesto, so pena de ser declarada inconstitucional.



La misma configura España como un estado autonómico en el  que "el Estado se organiza territorialmente en municipios, en provincias y en las Comunidades Autónomas que se constituyan. Todas estas entidades gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses", artículo 137 de la Constitución.

Actualmente hay en España 17 comunidades autónomas, algunas de las cuales han recogido en sus respectivos Estatutos de Autonomía -que regulan, a nivel de la Comunidad Autónoma, aspectos que la Constitución regula a nivel de todo el Estado español- competencias en materia de sanidad relativas a organizar y administrar dentro de su territorio todos los servicios relacionados con las materias sanitarias. Estas Comunidades Autónomas son, por ejemplo, Andalucía -donde existe el Servicio Andaluz de Salud-, Cataluña -con el Servei Català de Salut- o la Comunidad Valenciana -con el Servicio Valenciano de Salud-.




martes, 29 de noviembre de 2011

NORMATIVA PROFESIONAL II

TÍTULO II. FORMACIÓN DE LOS PROFESIONALES SANITARIOS.

Se ocupa íntegramente de su desarrollo y se divide en 4 capítulos:

  • Capítulo I: normas generales (artículo 12).
  • Capítulo II: Formación Pregraduada (artículo 13 y 14).
  • Capítulo III: Formación Especializada en Ciencias de la Salud (artículo 15 a 32).
  • Capítulo IV: Formación Continuada (artículo 33 a 36).
FORMACIÓN ESPECIALIZADA EN CIENCIAS DE LA SALUD (artículo 15 a 32).

Es una formación reglada y de carácter oficial (artículo 15), cuyo objeto es dotar a los profesionales de los conocimientos, técnicas, habilidades y actitudes propias de la especialidad.

  • Títulos de especialistas en ciencias de la salud (artículo 16): El establecimiento, supresión o cambio de denominación de Especialistas en Ciencias de la Salud le corresponde al Gobierno, a propuesta de los Ministerios de Educación, Cultura y Deporte y de Sanidad y Consumo, previo informe de la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud, del Consejo Nacional de Especialistas en Ciencias de la Salud y de la organización u organizaciones colegiales que correspondan. El título de especialista tiene carácter oficial y es válido en todo el territorio del Estado. La posesión del título de especialista será necesaria para utilizar de modo expreso la denominación de especialista, para ejercer la profesión con tal carácter y para ocupar puestos de trabajo con tal denominación en centros y establecimientos públicos y privados.
  • Expedición del título de especialista (artículo 17): Será expedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Para obtener el título de especialista se requiere:
    • Estar en posesión del título de Licenciado o Diplomado Universitario.
    • Acceder al sistema de formación y completarle en su integridad.
    • Superar las evaluaciones que se determinen.
    • Depositar los derechos de expedición del título.
  • Reconocimiento profesional de títulos de especialistas obtenidos en estados extranjeros (artículo 18): El Gobierno, a propuesta del Ministerio de Sanidad y Consumo, establecerá los supuestos y el procedimiento para reconocer en España los títulos de especialista obtenidos en Estados no miembros de la Unión Europea, de conformidad con lo que establezcan los tratados y convenios internacionales. El reconocimiento de los títulos anteriores tendrá efectos profesionales pero no académicos. Para que tengan efectos académicos y que los títulos habiliten el acceso a cuerpos docentes universitarios y a plazas vinculadas en hospitales, será necesaria la homologación por el procedimiento que apruebe el Gobierno a propuesta del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
  • Estructura general de las especialidades (artículo 19): Podrán establecerse especialidades en Ciencias de la Salud para los Licenciados y Diplomados Sanitarios citados anteriormente, así como para otros titulados universitarios cuando su formación de pregrado se adecue al campo profesional de la correspondiente especialidad. Las especialidades en Ciencias de la Salud se agruparán, cuando ello proceda, atendiendo a criterios de troncalidad. Las especialidades del mismo tronco tendrán un período de formación común con una duración de dos años.
  • Sistema de formación de especialistas (artículo 20): La formación implicará formación teórica y práctica, además de una participación personal y progresiva en la actividad y en las responsabilidades propias de la especialidad de que se trate. La formación tendrá lugar por el sistema de residencia en centros acreditados y los centros o unidades en los que se desarrolle la formación deberán estar acreditados. La formación a través de residencia tendrá en cuenta los siguientes criterios:
    1. Los residentes realizarán el programa formativo de la especialidad con dedicación a tiempo completo. La formación mediante residencia será incompatible con cualquier otra actividad profesional o formativa, salvo los estudios de doctorado. "Para aquellos residentes que tengan una plaza en propiedad en el SNS, quedarán en situación de Servicios Especiales. Tendrán derecho a la reserva de su plaza de origen y al cómputo de tiempo a efectos de antigüedad y carrera profesional y, en su caso al percibo de trienios (artículo 64.1 Ley de Estatuto Marco)."
    2. La duración de la residencia será la que fije el programa formativo.
    3. La actividad profesional de los residentes se planificará por los órganos de dirección conjuntamente con las comisiones de docencia de forma que se incardine en el funcionamiento ordinario, continuado y de urgencias del centro sanitario.
    4. Los residentes deben desarrollar, de forma programada y tutelada, las actividades previstas en el programa, asumiendo progresivamente, según avance la formación, las actividades y responsabilidad propia del ejercicio autónomo de la especialidad.
    5. Las actividades de los residentes serán objeto de las evaluaciones anuales y otra al final del período de formación.
    6. Durante la residencia se establecerá una relación laboral especial entre el Servicio de Salud o el Centro y el especialista en formación. En este sentido los residentes tendrán la consideración de personal laboral temporal. En este contexto la propia ley LOPS concreta y establece, en la Disposición Adicional Primera, las cuestiones básicas de "la relación laboral de Residencia":
        • Aplicable a quienes reciban formación dirigida a la obtención de un título de Especialista en Ciencias de la Salud, cuya formación se realice en Centros acreditados para la formación por el sistema de residencia.
        • Los residentes tendrán la consideración de personal laboral del Servicio o Centro en que reciban la formación.
        • La regulación laboral que dicte el Gobierno mediante RD respetará la normativa comunitaria.
        • Este RD contemplará entre otros puntos: peculiaridades de la jornada de trabajo y descansos, supuestos de resolución de contratos que no superen las evaluaciones, procedimientos de revisión de las evaluaciones otorgadas, la duración máxima de los contratos y los supuestos excepcionales de posible prórroga cuando se produzcan casos, no imputables al interesado, de suspensión de la relación laboral.
  • Acceso a la formación especializada (artículo 22): El acceso se realizará a través de una convocatoria anual de carácter nacional. El Ministerio de Sanidad y Consumo, previo informe del de Educación, Cultura y Deporte y de la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Sanidad, establecerá las normas que regularán la convocatoria. La prueba o conjunto de pruebas evaluará los conocimientos teóricos y prácticos, las habilidades clínicas y comunicativas, así como una valoración de los méritos académicos y profesionales de los aspirantes. El acceso de personas con discapacidad, siempre que el grado de discapacidad sea compatible con el desempeño de las funciones correspondientes a la especialidad a la que opta, se inspirará en los principios de igualdad de oportunidades, no discriminación, procediendo a la adaptación de las pruebas a las necesidades especiales y singulares de estas personas. La adjudicación de las plazas se efectuará de acuerdo al orden decreciente de la puntuación obtenidad por cada aspirante. La oferta de plazas de la convocatoria anual se fijará por la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud, previo informe del Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud y del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte atendiendo a:
    • Las propuestas realizadas por las comunidades autónomas.
    • Las necesidades de especialistas del sistema sanitario.
    • Las disponibilidades presupuestarias.

  • Formación para una nueva especialización (artículo 23): Los Especialistas en Ciencias de la Salud con, al menos 5 años de ejercicio profesional como tales, podrán obtener un nuevo título de Especialista, en especialidad del mismo tronco que la que posean, por el procedimiento que se determine reglamentariamente, que en todo caso contendrá una prueba para la evaluación de la competencia del aspirante en el campo de la nueva especialidad. No se podrá acceder al tercer y sucesivos títulos de especialista por este procedimiento hasta transcurridos, al menos, 8 años desde la obtención del anterior.

  • Estructura de apoyo a la formación: Los artículos 26 y siguientes hasta el 32, de la LOPS., recogen todo lo relacionado con la acreditación de centros y unidades docentes, las Comisiones de Docencia, las Comisiones Nacionales de Especialidad, el Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de  la Salud.                                        La ley en los Capítulos y Títulos posteriores, desarrolla:
    • La Formación Continuada (artículos 33 al 36).
    • Desarrollo profesional y su reconocimiento, T-III, artículo 37 al 39.
    • El ejercicio Privado de la Profesiones Sanitarias: Prestación por cuenta ajena, por cuenta propia. Registro de Profesionales, Publicidad del ejercicio privado, Seguridad y calidad del ejercicio, Cobertura de Responsabilidad. T-IV, artículo 40 al 46.
    • Participación de los Profesionales en el S. Sanitario, T-V, artículo 47 al 50.
Finalmente hay que hacer referencia al Real Decreto 450/2005, de 22 de abril (B.O.E. de 6 de mayo de 2005), que regula las especialidades de Enfermería y su desarrollo.

Dichas especialidades son: Enfermería Obstétrico-Ginecológica (Matrona), de Salud Mental, Geriátrica, del Trabajo, de Cuidados Médico-Quirúrgicos, Familiar y Comunitaria y Pediátrica.

lunes, 28 de noviembre de 2011

NORMATIVA PROFESIONAL I-B

Las referencias legales y normativas del ejercicio de las profesiones Sanitarias, y por tanto de los Profesionales de Enfermería, se encuentran reflejadas en varias leyes.

Se encuentran:

  • En la ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud.
  • En la ley 55/2003, de 16 de diciembre, del Estatuto Marco del Personal estatutario de los servicios de salud.
  • En la ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias, tanto para el ejercicio público como privado, además regula la formación de postgrado y especialización en ciencias de la salud.

LEY 44/2003, DE 21 DE NOVIEMBRE, DE ORDENACIÓN DE LAS PROFESIONES SANITARIAS (LOPS):

Su finalidad es dotar al sistema sanitario español de un marco legal que haga posible la mayor integración de los profesionales en el servicio sanitario, en lo preventivo y en lo asistencial, tanto en su vertiente pública como en la privada; facilitando la mejora de la calidad de la atención sanitaria prestada a la población, garantizando asimismo, que todos los profesionales sanitarios cumplen con los niveles de competencia necesarios para tratar de seguir salvaguardando el derecho constitucional de protección de la salud.

TÍTULO PRELIMINAR. NORMAS GENERALES.

ÁMBITO DE APLICACIÓN (artículo 1)

Su objeto es regular el ejercicio de las profesiones (TÍTULO I  Y IV), la estructura general de la formación de los profesionales (TÍTULO II), el desarrollo profesional (TÍTULO III) y la participación en la planificación y ordenación de las profesiones sanitarias (TÍTULO V).

La ley, por otra parte, establece los registros profesionales para posibilitar los derechos de los ciudadanos a las prestaciones sanitarias y a la adecuada planificación de los recursos humanos del Sistema Nacional de Salud.

El ámbito de aplicación de esta ley son los profesionales que ejercen su profesión en servicios sanitarios públicos y privados (artículo 1).

PROFESIONES SANITARIAS TITULADAS Y PROFESIONALES DEL ÁREA SANITARIA DE FORMACIÓN PROFESIONAL
  • Profesiones sanitarias tituladas (artículo 2): Se consideran profesionales sanitarias tituladas y reguladas aquellas cuya formación pregraduada o especializada va dirigida específica y fundamentalmente a dotar de los conocimientos, habilidades y actitudes propias de la atención a la salud y que están organizadas en Colegios Profesionales reconocidos oficialmente por los poderes públicos. 
          La estructuración que realiza la ley respecto a las profesiones sanitarias es la siguiente:
    1. Nivel de Licenciado.
    2. Nivel de Diplomado. Son aquellas para cuyo ejercicio habilitan los títulos de Diplomados de Enfermería, Fisioterapia, Terapia Ocupacional, Podología, Óptica y Optometría, Logopedia, Nutrición Humana y Dietética; y los títulos oficiales en Ciencias de la Salud. Tienen también el carácter de profesión sanitaria la de protésico dental y la de higienista dental, en base a la Ley 10/1986 de 17/3 sobre odontólogos y otros profesionales relacionados con la salud dental.
  • Profesionales del área sanitaria de formación profesional (artículo 3): Son quienes ostentan los títulos de formación profesional de la familia profesional de la sanidad o títulos o certificados equivalentes, ya sean de grado superior o de grado medio.
         Deben realizar su actividad profesional sanitaria de acuerdo con las normas reguladoras   de la formación profesional, sus distintos niveles formativos y su concreta titulación y en el marco del respeto a la competencia profesional, responsabilidad y autonomía propias de las profesiones sanitarias (Licenciados y Diplomados Sanitarios).

TÍTULO I. Ejercicio de las profesiones sanitarias.

PRINCIPIOS GENERALES (artículo 4).
  1. Se reconoce el derecho al libre ejercicio de las profesiones sanitarias. 35 y 36 de CE.
  2. El ejercicio de una profesión sanitaria, por cuenta propia o ajena, requerirá estar en posesión del correspondiente título oficial que habilite expresamente para ello o disponer de la certificación expedida por el Ministerio de Sanidad y Consumo que habilite para el ejercicio profesional correspondiente.
  3. Los profesionales sanitarios desarrollarán, entre otras, funciones en los ámbitos asistencial, investigador, docente, de gestión clínica, de prevención, de información y educación sanitaria.
  4. Corresponde a todas las profesiones sanitarias participar activamente en proyectos que puedan beneficiar a la salud y el bienestar de las personas en situaciones de salud y enfermedad, especialmente en el campo de la prevención de enfermedades, de la educación sanitaria, de la investigación y del intercambio de información con otros profesionales y con las autoridades sanitarias, para mejor garantía de dichas finalidades.
  5. Los profesionales tendrán como guía de su actuación el servicio a la sociedad, el interés y la salud de los ciudadanos, el cumplimiento riguroso de las obligaciones deontológicas y de los criterios de normo-praxis o de los usos generales propios de su profesión.
  6. Los profesionales sanitarios realizarán a lo largo de su vida profesional una formación continuada debiendo acreditar su competencia profesional de forma regular.
  7. El ejercicio de las profesiones sanitarias se realizará con plena autonomía técnica y científica, con las limitaciones previstas en esta ley y demás principios y valores que se contengan en el ordenamiento jurídico y deontológico y teniendo en cuenta  los principios siguientes:
    1. a) El trabajo de los profesionales será reflejado por escrito a través de la Historia Clínica, que deberá ser común para cada centro y única para cada paciente atendido en él, tendiendo a que se soporte en medios electrónicos y a ser compartida entre profesionales, centros y niveles asistenciales.
    2. b) Hay que tender a unificar criterios de actuación, basados en la evidencia científica y en los medios disponibles y soportados en guías y protocolos de práctica clínica y asistencial. Estos protocolos se utilizarán de forma orientativa, como guía de decisión para todos los profesionales del equipo y serán actualizados regularmente.
    3. c) La eficacia organizativa de los servicios, secciones, equipos o unidades asistenciales equivalentes, requerirá la existencia escrita de normas de funcionamiento interno y la definición de objetivos y funciones para cada miembro del mismo.
    4. d) La continuidad asistencial de los pacientes requerirá en cada ámbito asistencial la existencia de procedimientos, protocolos de elaboración conjunta e indicadores para asegurar esta finalidad.
    5. e) Hay que tender a la existencia de equipos interdisciplinares y multidisciplinares.
La relación que se produce entre los profesionales sanitarios y las personas atendidas por ellos se rige por los principios siguientes (artículo 5):
  • A.- Los profesionales deben prestar atención sanitaria técnica y profesional adecuada a las necesidades de salud de las personas que atienden, según el desarrollo de los conocimientos científicos existentes en cada momento y con los niveles de calidad y seguridad.
  • B.- Los profesionales harán uso racional de los recursos diagnósticos y terapéuticos a su cargo.
  • C.- Tienen el deber de respetar la personalidad, dignidad e intimidad de las personas a su cuidado y deben respetar la participación de los mismos en las decisiones que les afecten.
  • D.- Deben ofrecer información suficiente y adecuada para que los pacientes puedan ejercer su derecho al consentimiento sobre dichas decisiones.
  • E.- Los pacientes tienen derecho a la libre elección del médico que debe atenderle, pudiendo el profesional ejercer el derecho de renunciar a prestar atención sanitaria a ese paciente si ello no conlleva desatención.
  • F.- Derecho de los pacientes a conocer el nombre, titulación y especialidad de los profesionales que les atienden, su categoría y funciones si están definidas.
  • G.- Los pacientes tienen derecho a recibir información de acuerdo con lo establecido en la ley básica reguladora de la autonomía del paciente y de los derechos y obligación en materia de información y documentación clínica.
Para garantizar los derechos anteriores, los colegios profesionales, consejos autonómicos y consejos generales, establecerán registros públicos de los profesionales que serán accesibles a la población y a disposición de las Administraciones Sanitarias. Estos registros respetarán los principios de confidencialidad de los datos personales, debiendo permitir conocer el nombre, titulación, especialidad y lugar de ejercicio.

Las Administraciones Sanitarias, de acuerdo con los principios generales que acuerde el Consejo Interterritorial, establecerán los criterios generales y los requisitos mínimos.

FUNCIONES DE LOS LICENCIADOS Y DIPLOMADOS SANITARIOS (artículo 6 y 7).

Las funciones de los licenciados y de los diplomados sanitarios, se recogen en los artículos 6 y 7 de esta ley.
  • Ámbito Genérico: La prestación personal de los cuidados o servicios propios de su competencia profesional en las distintas fases del proceso de atención a la salud (artículo 7.1).
  • La dirección, evaluación y prestación de los cuidados de Enfermería orientados a la promoción, mantenimiento y recuperación de la salud, así como a la prevención de enfermedades y discapacidades.
En cualquier caso cuando una actividad profesional sea declarada formalmente como profesión sanitaria titulada y regulada con nivel de Licenciado o Diplomado, en la norma creadora se describirán las funciones de dicha categoría.

EL EJERCICIO PROFESIONAL EN LAS ORGANIZACIONES SANITARIAS (artículo 8).

Los profesionales pueden prestar servicios conjuntos en dos o más centros, aún cuando mantengan las alianzas estratégicas o proyectos de gestión compartida, sin perjuicio de lo que establezca en su caso la normativa de incompatibilidades.

Los centros sanitarios revisarán cada 3 años como mínimo que sus profesionales sanitarios cumplen los requisitos necesarios para ejercer la profesión, en orden a determinar la continuidad de su habilitación para seguir prestando servicios.

Por otra parte, los centros dispondrán de un expediente personal de cada profesional donde se conservará su documentación y al que el interesado tiene derecho de acceso, de manera que pueda servir también al efecto de hacer posible la libre elección de médico (artículo 13 de L41/02 Autonomía del paciente).

Cuando, como consecuencia de la relación en virtud de la cual se ejerza una profesión, el profesional hubiere de actuar en un asunto forzosamente, conforme a criterios profesionales diferentes de los suyos, podrá hacerlo constar así por escrito con la salvaguardia  en todo caso del secreto profesional y sin menoscabo de la eficacia de su actuación.

RELACIONES PROFESIONALES Y TRABAJO EN EQUIPO (artículo 9).

El equipo de profesionales es la unidad básica donde se estructuran, de forma uni o multiprofesional e interdisciplinar, los profesionales y demás personal de las organizaciones asistenciales para la realización efectiva y eficiente de los servicios demandados (artículo 9.2).

Dentro de un equipo de profesionales cabe la posibilidad de llevar a cabo delegación de actuaciones, condicionada a que estén establecidas previamente, siendo necesario para efectuar la delegación la capacidad de realizarlo por quien recibe la delegación (artículo 9.4).

LA GESTIÓN CLÍNICA EN LAS ORGANIZACIONES SANITARIAS (artículo 10).

Tienen la consideración de funciones de gestión clínica:
  • La jefatura o coordinación de unidades o equipos sanitarios o asistenciales.
  • Las de tutorías y organización de formación especializada, continuada y de investigación.
  • Las de participación en comités internos o proyectos institucionales.
El ejercicio de las funciones de gestión clínica estará sometido a la evaluación del desempeño y de los resultados. Dicha evaluación será periódica y podrá determinar la confirmación o remoción del interesado en dichas funciones, teniendo además efectos en la evaluación del desarrollo profesional alcanzado. El desempeñar funciones de gestión clínica será objeto de reconocimiento por el centro, Servicio de Salud y del conjunto del sistema sanitario.

INVESTIGACIÓN Y DOCENCIA (artículo 11).

Toda la estructura asistencial del sistema sanitario puede ser utilizada para la investigación sanitaria y para la docencia de los profesionales.

Los Servicios de Salud, instituciones y centros sanitarios y las Universidades podrán establecer conciertos para asegurar la docencia práctica de las enseñanzas sanitarias que así lo requieran y se dotarán  las comisiones y personal necesario para las actividades de formación especializada y continuada para las que estén acreditados.


ÉTICA Y LEGISLACIÓN I-A

MORAL



Vivencia cotidiana de adhesión a valores, principios, normas, a partir de los cuales juzgamos nuestros actos y los de los demás como correctos o incorrectos, buenos o malos.

ÉTICA



Reflexión filosófica sobre la moral. Se interroga sobre la necesidad de existencia de la moral. Se interroga sobre la necesidad de existencia de la moral, sobre su contenido y sobre su aplicación, por ejemplo, en el mundo sanitario.

NORMA DEONTOLÓGICA



Dictada por cada colectivo profesional, recoge la guía de la buena praxis profesional, del buen quehacer profesional, siendo de obligado cumplimiento para todos los profesionales afectados. El Código deontológico de la Enfermería española define la Deontología como conjunto de los deberes de los profesionales que han de inspirar su conducta.

PRINCIPIO BIOÉTICO



Sirve de orientación en el momento de tomar decisiones en cuestiones relacionadas con la Bioética. Son los de justicia, autonomía, no maleficencia y beneficencia.

NORMA LEGAL



Determina derechos y deberes de los ciudadanos, buscando la convivencia social, siendo aprobadas por el propio Estado (normalmente el poder legislativo, las Cortes).

Todas estas normas mencionadas, según distinta procedencia, pueden entrar en conflicto, debiendo resolverse el mismo por un posicionamiento personal, considerando beneficios, riesgos y alternativas de decisión. No hay que olvidar que, en cuanto profesionales, el bien de la persona atendida ha de ser el objetivo prioritario de la praxis profesional del Enfermero/a.

Se debe hacer mención de dos conceptos distintos de los anteriores que se dan en el análisis cotidiano de la realidad: juicio de valor y juicio de hecho.

JUICIO DE VALOR



Es el concepto bueno/malo para una cuestión concreta, siempre subjetivo y debiendo ser cautelosos en su formulación, rehuyendo planteamientos categóricos: así, la afirmación "no es bueno automedicarse".

JUICIO DE HECHO



Valoración objetiva de una cuestión concreta, explicando lo que ha sucedido, sin adoptar un posicionamiento personal ante el mismo. Por ejemplo, "si usted sigue tomando antibióticos sin control facultativo, puede aumentar las resistencias a la infección".

EL RADIOCARBONO

LA DATACIÓN  POR  RADIOCARBONO



Los científicos utilizan la datación por radiocarbono para determinar la edad de un organismo muerto. Este método puede dar una fecha precisa de cualquier cosa, desde un hueso o una tela hasta un trozo de madera o paja. Los científicos averiguan cuál es el nivel de carbono 14, un tipo extraño de carbono que empieza a reducirse y desaparecer una vez que el organismo ha muerto. Cunato más viejo sea el objeto, menos carbono 14 contendrá.

Todos los organismos vivos que están sobre la faz de la Tierra tienen como base el carbono. Los átomos de carbono convencionales (carbono 12)  tienen seis protones y seis neutrones. Sin embargo, a veces los rayos cósmicos que entran en la atmósfera terrestre bombardean nitrógeno, lo que hace que estos átomos se conviertan en un tipo especial de carbón radiactivo denominado carbono 14. El carbono 14 tiene dos neutrones más que el carbono convencional. Durante el transcurso de 5730 años, la mitad de cualquier muestra de carbono 14 se habrá vuelto a convertir en nitrógeno. En otras palabras, el carbono 14 tiene una vida media de 5730 años.



Tanto las plantas como los animales saben diferenciar el carbono 12 del carbono 14. Consumen los dos hasta su muerte. Sin embargo, cuando la planta o el animal mueren, los niveles de carbono 14 alojados en su organismo comienzan a reducirse. (El carbono 14 empieza a desaparecer y como el organismo ya no consume carbono, deja de reponerlo).



Entretanto, los niveles de carbono 12 del organismo permanecen igual, ya que se trata de una molécula estable que no se desintegra. Para determinar cuál es la edad de un objeto muerto, los científicos comparan su porcentaje de carbono 14 respecto al de carbono 12 con el porcentaje de un objeto vivo equivalente.



Si el objeto muerto tiene la mitad de porcentaje que el vivo, entonces es aproximadamente 5730 años más viejo. Si cuenta con un cuarto, entonces tiene 11460 años. Un octavo, 17190 años, etc... Si un objeto tiene más de 60000 años, no queda el suficiente carbono 14 como para datarlo científicamente.

El uranio radiactivo tiene una media de vida de 704 millones de años y se puede utilizar para establecer la fecha del material estudiado a escala geológica.

El potasio 40 que aparece en el cuerpo humano tiene una media de vida de 13000 millones de años. Se empleó para establecer cuándo empezó la vida en el planeta.

WILLARD F. LIBBY


Willard F. Libby desarrolló el método de datación mediante carbono en la Universidad de Chicago en la década de 1950. Fue galardonado con el Premio Nobel de Química en 1960.



Es difícil someter a la prueba de carbono 14 a todo ejemplar muerto después de 1940 porque la actividad nuclear humana ha modificado los hasta entonces estables niveles de radiactividad del planeta.

LA INFANCIA

Incluso antes de que el bebé sea capaz de enfocar la vista, tiene conciencia de una presencia amorosa. el recién nacido que se toma en brazos o al que se le ofrece el pecho entiende de inmediato que la madre lo cuida y lo alimenta.

Entre una madre y su hijo existe un vínculo emocional y físico único. El amamantamiento activa hormonas que favorecen la proximidad y la intimidad.



La infancia constituye un intenso período de aprendizaje. En los primeros años de vida, un niño aprende no sólo a controlar su cuerpo, sino también a expresar sus pensamientos, necesidades y deseos a través del lenguaje. Lo ideal es que este aprendizaje tenga lugar con la guía de dos adultos cariñosos. El amor, los cuidados, la atención y el apoyo durante los años de formación son esenciales para la salud emocional y el desarrollo psicológico del niño.

EL AMOR MATERNO



Desde las primeras etapas del embarazo se produce una relación especial entre la madre y el hijo. Aunque protegido en el interior del cuerpo de la madre, el niño recibe la influencia de las respuestas físicas y emocionales de la madre. Al nacer, el niño ya es íntimamente consciente de la presencia de su madre y suele compartir sus reacciones. Por ejemplo, sus esquemas de sueño pueden estar sincronizados.



Entre la madre y el hijo puede hacerse evidente una relación interactiva en los momentos inmediatamente posteriores al parto. En respuesta al llanto del bebé, la madre acerca al pequeño a su pecho, donde el niño sabe por instinto que está el pezón y comienza a mamar. Esta acción estimula la producción de una hormona conocida como oxitocina, que provoca la contracción del útero y la expulsión de la placenta. El útero permanece contraído, lo que contribuye a disminuir la hemorragia y garantiza la supervivencia de la madre.



CONEXIONES HORMONALES


  • Se coloca el niño ante el pecho de la madre;
  • El bebé comienza a succionar;
  • La succión estimula la producción de oxitocina;
  • La oxitocina provoca contracciones para expulsar la placenta;
  • El útero deja de sangrar;
  • La madre y el hijo sobreviven y se desarrollan.
La madre reconoce el llanto de su hijo desde ese momento y es capaz de identificar los diferentes sonidos de hambre, dolor o irritación. Incluso el estilo de habla que las madres (y los padres) adoptan -en un tono más alto de lo normal, con palabras sencillas o sin sentido y con repeticiones frecuentes- se corresponde con el nivel de comprensión del bebé.

Una investigación llevada a cabo en Suecia a finales de los setenta sugiere que por muy próximos que estén un bebé y su padre, el niño siempre sentirá una preferencia innata por la madre. Incluso los niños que reciben los cuidados del padre durante su primer mes de vida tienden a preferir a sus madres.

EL AMOR PATERNO

El amor que un padre siente por sus hijos suele caracterizarse por ser más activo y físico que el amor materno. Esto puede provocar que la madre se muestre todavía más protectora y atenta hacia el bebé, con el resultado de una relación complicada entre los tres. Los padres rara vez se dedican al cuidado diario de los hijos, aunque esta dedicación en los últimos tiempos ha aumentado con respecto a otras épocas en que casi era nula, como hacen las madres, pero el vínculo entre ambos y el bebé puede ser de intensidad similar. Los niños pueden mostrarse tan preocupados cuando su padre se marcha como cuando lo hace su madre. Además, si se alimentan con biberón, lo hacen igual de contentos con ambos progenitores.

MODELOS DE VINCULACIÓN AFECTIVA

La vinculación crece con el tiempo, no de manera instantánea. Los teóricos de los setenta afirmaban que existe un período crítico durante el cual las madres deben establecer vínculos afectivos con sus hijos a través del contacto físico, pues de lo contrario los niños podrían sufrir un daño psicológico irreparable. Estas ideas han quedado hoy desacreditadas.



Los psicólogos identifican cuatro tipos de vinculación afectiva entre los bebés y sus madres. Una relación segura es aquella en la que un niño disfruta del contacto con su madre, pero es capaz de enfrentarse a su ausencia. Una relación a evitar sería aquella en la que el niño rechazase abiertamente a la madre, mientra que una relación ambivalente se caracteriza por la búsqueda y el rechazo, alternativamente, de la madre por parte del niño. Una relación mal orientada implica la búsqueda de contacto y el rechazo al mismo tiempo (por ejemplo, el niño puede estirar los brazos hacia la madre, pero sin mirarla a los ojos).

Aproximadamente dos tercios de las relaciones madre-hijo son seguras. El tercio restante lo componen relaciones de rechazo, ambivalentes o mal orientadas, por lo general debido a que las madres son poco afectuosas, sufren de depresión y/o carecen de las habilidades que todo padre necesita. La relación madre-hijo mal orientada suele tener lugar cuando la madre ha experimentado problemas emocionales en su infancia y nunca ha resuelto su dolor o su ansiedad.



La relación madre-hijo segura desemboca en un niño estable desde un punto de vista emocional. Los psicólogos también han descubierto que los niños con vínculos seguros tienen relaciones sexuales y románticas más satisfactorias en su vida adulta. Aunque no existe una fórmula sencilla para crear un vínculo seguro (los tipos de vínculo podrían estar biológicamente determinados, al menos en parte), resulta obvio que el amor, la aceptación y la receptividad de los padres deben responder a las peticiones no verbales de contacto físico e interacción social de su hijos. El énfasis debe recaer tanto en la calidad de esa interacción como en la cantidad. Ésta es la razón por lo que las madres de niños adoptados pueden establecer vínculos seguros con sus hijos a pesar de no haber experimentado el vínculo biológico que se produce durante el embarazo y/o el amamantamiento.

FALTA DE CARIÑO



En 1945, un psicólogo estadounidense llamado René Spitz comparó el destino de diversos niños que habían crecido en un orfanato con pocas o ninguna muestra de cariño por parte del personal y de otros que se habían desarrollado en la guardería de una prisión, donde los pequeños recibían mucho afecto por parte de las internas, de las guardias y de sus propias madres. Los niños del orfanato mostraron más desequilibrios emocionales, y la marginación educacional, el paro y las detenciones resultaron ser más frecuentes en los huérfanos.

APRENDER A RELACIONARSE



El psicólogo infantil John Bowlby sugiere que el comportamiento cariñoso de los adultos en forma de caricias, contacto visual y conversación constituye para el niño la base de todas sus relaciones futuras. El vínculo madre-hijo es una interacción recíproca y continua que comienza cuando el niños es todavía un bebé y se prolonga a lo largo de toda la infancia. La madre refuerza continuamente sus intentos de comunicación con su hijo: si el bebé sonríe, la madre también lo hace; si el pequeño gorjea, la madre le habla. Más adelante, durante la infancia, los padres pueden reafirmar el desarrollo emocional de su hijo mostrándose atentos y cariñosos.



Desarrollo emocional: Los psicólogos coinciden en que un desarrollo emocional sano es el resultado del amor y la atención durante la infancia. Los actos no verbales, como la sonrisa, muestran confianza e intimidad. El contacto visual hace que la madre y el hijo sientan que cuentan con toda la atención del otro. La proximidad física es importante cuando el niño necesita tranquilidad o cariño. El contacto físico hace que el niño se sienta seguro.



ROLES SEXUALES

Los niños desarrollan con rapidez la conciencia de lo que significa masculino y femenino. Incluso si los padres no se ajustan a los roles tradicionales para cada sexo, los niños los aprenden a través del comportamiento de sus amigos, de los hermanos mayores y de los profesores, así como del retrato que proporcionan los medios de comunicación.

Por lo general, los padres transmiten mensajes sobre las diferencias entre los dos sexos de manera inconsciente. Si el padre es el único que conduce y hace los arreglos en casa, el niño aceptará de modo inconsciente este comportamiento como propio del sexo masculino. Puede pensar que cocinar y cuidar a los enfermos son tareas femeninas si ve que quien las realiza siempre es la madre. La mayoría de los niños identifica su sexo a la edad de cuatro años, y comienza a percibir las actividades del padre del mismo sexo como específicas de éste con el fin de imitar al adulto.

Algunos psicólogos creen que los niños adoptan los roles propios de su sexo porque reciben alabanzas o recompensas por ciertos comportamientos y no por otros. Esta idea se denomina teoría del aprendizaje social. En la práctica, significa que las niñas reciben estímulos para mostrar los llamados atributos femeninos (ser atentas, cariñosas, amables, no agresivas, tranquilas, cooperadoras y preocupadas por su aspecto). Los niños se ven recompensados si muestran independencia, competitividad y resistencia. Algunos estudios demuestran que un bebé vestido de azul y considerado niño recibe más atención y contacto físico que un bebé descrito como niña y vestido de rosa.

JUGUETES SEXISTAS

Jugar es sólo un modo de aprender los roles sexuales, pero ofrecer juguetes de acción a los niños y muñecas a las niñas puede transmitir mensajes prejuiciosos a los más pequeños.



PRESIÓN PARA COMPORTARSE 
COMO SE ESPERA SEGÚN EL SEXO

Las niñas y los niños alcanzan una edad en la que se espera de ellos un comportamiento adecuado a su sexo.

Los niños reciben recompensas por ser física y emocionalmente fuertes.

Las niñas se premian por mostrarse sensibles, creativas y amables.

El fracaso en el comportamiento según los estereotipos conduce a la crítica.

Un niño que rechaza la dureza del juego físico recibe apelativos de mariquita o pelele.

Una niña que se muestra firme y enérgica se etiqueta de prepotente o autoritaria.

CURIOSIDAD SEXUAL

Entre los dos y los cinco años se producen varios desarrollos que favorecen la curiosidad sexual. En primer lugar, se desarrolla el control muscular del niño, que le permite la exploración sexual y la masturbación. En segundo lugar, aumenta la capacidad de expresión, con lo que el niño plantea preguntas sobre la sexualidad. Por último, los niños tienen más contacto con otros niños del sexo opuesto, lo que fomenta la comparación física. Paralelamente a estos cambios, un niño puede recibir mensajes cada vez más negativos sobre la masturbación, ya sean explícitos o implícitos, generados en parte por las ideas erróneas sobre la capacidad de autocontrol de los pequeños.

La curiosidad sexual de un niño, combinada con la desaprobación de los padres, puede generar una tensión que tanto los padres como el hijo considerarán frustrante y, en ocasiones, molesta. El mejor consejo es mostrarse todo lo abierto y comprensivo que se pueda con la curiosidad natural del niño. Cuando los niños hacen preguntas sobre sexo, los padres deben responderle brevemente, utilizando un lenguaje y conceptos adecuados para la edad del pequeño. Los padres deben hablar con todas aquellas personas que, además de ellos, cuiden a sus hijos (abuelos, niñeras, etc...) para asegurarse de que los niños no reciban mensajes contradictorios o confusos.

La masturbación puede incomodar a los padres, pero tocar los genitales produce placer sensual y constituye un hábito que agrada a los niños; no es una respuesta a la excitación sexual. La masturbación puede continuar hasta la pubertad, o bien desaparecer y reaparecer en la pubertad y, más tarde, en la etapa adulta. Es importante que la masturbación infantil se contemple como un juego para distinguirla de la excitación y la masturbación de los adultos. Este tipo de juego es universal, más allá de culturas y épocas, y no provoca ni indica enfermedades físicas o mentales. La masturbación debe preocupar sólo si se utiliza como respuesta al estrés emocional o al maltrato. Algunos niños se masturban con frecuencia cuando se aburren, están solos o tienen miedo. Los padres que consideren que su hijo se masturba con excesiva asiduidad o como respuesta al estrés deben consultar con un médico.

TEORÍA FREUDIANA SOBRE LA SEXUALIDAD INFANTIL



El psicoanalista austríaco Sigmund Freud (1856-1939) fue una de las primeras personas que sugirió que los niños poseen un instinto sexual, utilizando la palabra "sexual" para referirse a placer o gratificación sensual. Freud afirmaba que la líbido o apetito sexual se desarrolla en tres fases -oral, anal y fálica-. y después permanece inactiva hasta la pubertad. De ellas, la fase fálica es la más compleja. Freud también sugirió que el comportamiento de los padres ante cada etapa puede afectar al niño en su etapa de adulto. Por ejemplo, un adulto tozudo u obsesivo se califica de analmente retentivo.

La teoría de Freud sobre la fase fálica de la sexualidad infantil es una explicación del modo en que los niños aprenden sobre las diferencias entre sexos. Creía que la fase fálica del desarrollo comenzaba aproximadamente al final del tercer año, cuando el niño toma conciencia de que los chicos tienen pene y las niñas no. Los niños se sienten sexualmente atraídos por su madre (complejo de Edipo), mientras que las niñas, por su parte, rechazan a la madre y se enamoran del padre, lo que se conoce como complejo de Electra, personaje de la mitología griega que tramó el asesinato de su madre para vengar la muerte de su padre.

Aunque las teorías de Freud fueron revolucionarias, no cuentan con el apoyo de evidencias científicas. No obstante, sus conceptos han penetrado en el pensamiento occidental y han dado pie a múltiples debates sobre la sexualidad infantil.

Sigmund Freud, psicoanalista, formuló muchas de sus teorías sobre la sexualidad infantil a partir de la observación de sus pacientes adultos.

  • FASE ORAL: tiene lugar cuando el bebé se alimenta del pecho de la madre o de biberones y obtiene placer de la succión con la boca y los labios. Los adultos que beben, comen y fuman en exceso forman el grupo de fijación oral.

  • FASE ANAL: a medida que el niño aprende a controlar los movimientos de los intestinos, la zona de placer se traslada al ano. Durante esta fase, el niño se muestra muy preocupada por la eliminación y la retención de las heces.

  • FASE FÁLICA: los niños se enamoran de su madre durante esta etapa. Freud bautizó este fenómeno como complejo de Edipo, personaje de la mitología griega que mató a su padre y se casó con su madre.