lunes, 31 de octubre de 2011

ADIÓS A LA MORFINA



En caso de dolor agudo, los fármacos opiáceos, como la morfina, proporcionan un alivio. Sin embargo, estos medicamentos tienen efectos secundarios peligrosos (depresión respiratoria, diarrea crónica, adicción), por lo que se usan con mucha precaución y bajo estrictos controles. 



Ahora, una nueva molécula ofrece esperanzas de cara a un futuro sin dolor. Detectada en la corteza del arbusto tropical Tabernaemontana divaricata, la conolidina ya se ha mostrado eficaz contra el dolor agudo y el inflamatorio en ratones. 



Dicho compuesto no activa las mismas vías moleculares que sus análogos opiáceos, por lo que se espera que no tenga los mismos efectos indeseados. Aunque todavía quedan muchos estudios para sacar un fármaco al mercado (como simplificar su síntesis y verificar sus efectos secundarios, entre otras cuestiones), el arbusto del que se obtiene se usa habitualmente en las medicinas tradicionales china, india y tailandesa.


EMBARAZO Y ESTRÉS

El modo en que el bebé se desarrolla en el útero afecta a la persona durante toda la vida.



Vivette Glover es una experta internacional en psicobiología perinatal que trabaja en el Imperial College de Londres, aunque comenzó su trayectoria como bioquímica en la Universidad de Oxford (Reino Unido). Su pasión es la psiquiatría biológica, es decir, el estudio de cómo los factores fisiológicos pueden afectar a nuestro ánimo y personalidad. Lleva toda una vida intentando entender el efecto del estrés en el desarrollo intrauterino y en los primeros años de vida. Su esperanza es descubrir métodos que lo reduzcan para que tengamos una vida más plena y más feliz.

La multidisciplinariedad (pediatras, obstetras, piscólogos, neurólogos, psiquiatras,...) ha descubierto que los niveles prenatales de ansiedad en la mujer embarazada afectan no sólo a la vida del bebé, sino a su futuro. Hoy en día existen pruebas, muchas investigaciones, que demuestran que el modo en que el bebé se desarrolla en el útero afecta a la persona durante toda su vida. Y la manera en que el bebé se desarrolla en la matriz depende del estado de la madre, de su alimentación y de sus emociones.



Según un estudio, la ansiedad de la madre, podría multiplicar por dos el nivel de hiperactividad del niño. Hace 50 años que se sabía respecto a los animales. Se descubrió que las ratas preñadas, y las monas, si estaban muy estresadas, podían provocar efectos a largo plazo sobre el desarrollo de sus crías. Pero los científicos que trabajaron con seres humanos ignoraron estas investigaciones. Y desde hace una década, empezaron a pensar que esto realmente era importante. Si ocurre con los animales, es probable que también ocurra con los seres humanos. Y si es así, debemos saberlo, porque este hecho tiene consecuencias para nuestros hijos.

Un primer estudio se llevó a cabo con una amplia población. Empezó en Bristol, donde se reunieron a 14.000 mujeres embarazadas y se les hizo un seguimiento. Se midió su ansiedad durante el embarazo y se comparó las consecuencias del 15% de madres más ansiosas con el resto de madres.

Se descubrió que ese 15% de madres más ansiosas duplicaba el riesgo de que el niño manifestara problemas de atención, déficit de atención, trastornos como la hiperactividad o problemas conductuales, especialmente entre los niños varones.



¿CÓMO ALCANZA LA ANSIEDAD 
A LA MENTE DEL BEBÉ 
ANTES DE NACER?

En lo que respecta a los seres humanos, todavía se está estudiando. Se cree que tenemos pruebas de que este hecho ocurre, pero en el caso de los animales, está todavía más claro. En los animales, se ha demostrado que la hormona del estrés, el cortisol, tiene un papel importante. Si le damos una imitación sintética de cortisol a una hembra preñada, tiene los mismos efectos que el estrés. Si dejas de administrar esa imitación, puedes eliminar sus efectos. Si una mona padece estrés durante el embarazo, el sistema cerebral del neurotransmisor dopamina se ve alterado. Resulta que este sistema también se altera con el síndrome de déficit de atención y con la esquizofrenia, todo está relacionado. 



Se tienen algunas pruebas de que la ansiedad reduce el flujo sanguíneo en las conexiones uterinas. Se ha descubierto que las mujeres más ansiosas reducen el flujo sanguíneo que le llega al bebé. Eso es algo que está claro, pero si esto causa una parte del estrés es algo que todavía no se ha demostrado. Recientemente también se ha visto que, cuanto más alto es el nivel de cortisol en el líquido amniótico que rodea al bebé, más bajo es el nivel de coeficiente intelectual del bebé después. Se empieza a encontrar evidencias de que niveles altos de cortisol en la matriz afectan al cerebro y, por ende, afectan al aprendizaje.



El estado emocional de la mujer tiene tal importancia en la forma de vida adulta de un bebé, que se debería dedicar recursos y esfuerzos para intentar que las mujeres embarazadas estén más relajadas y felices. En el mundo desarrollado los cuidados durante el embarazo, los cuidados físicos de la madre, son bastante buenos: les miden la presión sanguínea constantemente, les hacen pruebas de la diabetes, pero se ignoran totalmente los cuidados emocionales. Nadie pregunta a las mujeres embarazadas sobre su estado emocional o su relación con la pareja. Si pudiéramos evitar que nuestros hijos presentaran síntomas de síndrome de déficit de atención, o si pudiéramos prevenir que tuviesen trastornos conductuales, podríamos lograr una sociedad más feliz.



Apenas se ha investigado en la relación entre trabajo y mujer embarazada o mujer que ha sido mamá recientemente. Se ha empezado un estudio nuevo sobre los efectos del trabajo en las mujeres embarazadas, pero casi no se sabe nada sobre el estrés que provoca esta situación. Aunque esto no quiere decir que las mujeres no deberían trabajar durante el embarazo porque como se sabe no todas las embarazadas responden de igual forma. Algunas mujeres embarazadas les encanta tener un trabajo con mucha presión. Pero otras mujeres embarazadas creen que no tienen ningún apoyo laboralmente hablando. Si una mujer embarazada se siente afligida por su ambiente de trabajo, eso será perjudicial para ella en primer lugar y para su hijo. Pero esto son sólo hipótesis, se ha de investigar más para tener la certeza, que parece tan evidente.



A las mujeres embarazadas se les debería decir que si descubren que pueden tener problemas emocionales durante el período de gestación, deberían encontrar personas que las ayuden y no simplemente que les pregunten qué tal están y luego no hacen nada. Se necesitan más recursos, formar a profesionales para que estén mejor preparados y que puedan ayudar a las mujeres embarazadas allí donde lo necesitan.

La vida futura de un adulto depende del aprendizaje emocional de los primeros años de su vida, y esta certeza tan lógica, aún no es asumida por el conjunto de la sociedad. Freud escribió sobre ello, sobre el primer entorno, sobre la primera etapa de la maternidad, sobre sus potenciales efectos a largo plazo en la psicología del niño, pero ahora nos hemos dado cuenta de que esto no empieza en el momento de nacer, sino antes, en el propio útero materno.



También es muy importante en la gestación en el método utilizado en el parto. Se sabe que el tipo de parto influye de forma distinta en el bebé. Los fórceps o el parto asistido, como el parto con aspiradora, son los más estresantes para el bebé. 

PARTO POR CESÁREA


Según parece, una cesárea voluntaria, una cesárea planificada, es lo menos estresante. Y el parto vaginal normal estaría en medio. Nos fijamos en el bebé dos meses después del parto para comprobar cuál era su respuesta al estrés de una inyección, dependiendo del tipo de parto que hubiera tenido la madre. Según uno de estos estudios, los bebés que pasaron un parto menos estresante, con cesárea voluntaria, lloraban menos y fueron los que manifestaron menos respuestas de estrés, frente a los hijos de madres que tuvieron el parto más estresante. Se hizo el seguimiento durante los dos o tres primeros meses, no más, para comprobar la duración de los efectos del parto.

PARTO NATURAL

Se descubrió que los partos naturales tenían una ventaja, los bebés nacidos de esta forma respiraban mejor o más rápidamente. Una cesárea es menos estresante para un bebé, y un parto natural afecta a los pulmones de modo que ayuda al bebé a respirar mejor. Así que no recomendamos a las mujeres que se sometan a una cesárea porque, para la madre, es mejor que el parto sea natural. Con cesárea es más difícil la lactancia materna. En suma, hay pros y contras en las distintas formas de dar a luz, pero sí que es cierto que, desde el punto de vista del estrés que sufre el bebé, la cesárea es la forma menos estresante.



Autora: Vivette Glover, profesora y experta internacional sobre el efecto del estado emocional de la madre durante el embarazo, sobre el desarrollo del feto y de su hijo. Es profesora de Psicobiología Perinatal en el Imperial College de Londres. Estudió bioquímica en oxford y realizó su doctorado en la University College de Londres. En 1975 trabajó en el Queen Charlotte, y desarrolló un interés en la psquiatría biológica en relación con el embarazo y el puerperio. En los últimos años se ha centrado sobre todo en el efecto del estado de ánimo de la madre sobre el desarrollo fetal. Es asesora especial del Departamento de Salud de la Asociación de Enfermeras de la Familia, que apoya a madres adolescentes, y en la educación prenatal. Ha realizado más de 400 publicaciones.



¿PRÓXIMOS ANTICONCEPTIVOS?

Según la OMS. (Organización Mundial de la Salud), cada año se producen unos 210 millones de embarazos en todo el mundo y 80 millones son no deseados.

Cuando una pareja quiera hacer el amor en el año 2020, quizás ella le pregunte a él si se ha puesto el anticonceptivo. Geles para frenar espermatozoides y mensajes de texto en el móvil para avisar a las mujeres de si están o no en sus días fértiles. El objetivo es evitar embarazos no deseados. En la actualidad, las mujeres disponen de una gama más amplia de anticonceptivos que los hombres. Y es que es más sencillo inutilizar un óvulo que frenar a millones de espermatozoides.



El preservativo en los hombres y la píldora en las mujeres siguen siendo los anticonceptivos por excelencia. El preservativo o condón no tiene competencia  a la hora de prevenir las enfermedades de transmisión sexual. Pero en parejas estables y fieles, puede ser un engorro cuando surge el deseo. Asimismo, muchas mujeres no pueden tomar la píldora o utilizar otros métodos hormonales porque afectan a su libido o incrementa el riesgo de infarto o de hemorragias. O quieren evitar los inconvenientes de otros métodos eficaces para evitar el embarazo, como el dispositivo intrauterino (DIU.). En conclusión: los investigadores centran sus esfuerzos en desarrollar nuevos anticonceptivos, más seguros, eficaces y cómodos para las parejas.

¿Tomarían los hombres la píldora?



Seguramente, la gran revolución se verá en los métodos anticonceptivos para hombres. Desde hace años se anuncia la inminente aparición de la píldora masculina. Pero, de momento, no se ha conseguido desarrollar una píldora que garantice un elevado porcentaje de infertilidad y que no tenga efectos secundarios. En 2006 un laboratorio, que llevaba varios años trabajando en un píldora masculina, fue adquirida por otro laboratorio y se canceló el proyecto. Varios años de investigación que se guardan bajo llave, porque los investigadores firmaron cláusulas de confidencialidad que impiden aprovechar el conocimiento desarrollado. Además, la píldora femenina es todo un éxito de ventas. Y los hombres, ¿tomarían la píldora?

En una encuesta realizada en el año 2000 a 9.000 hombres de nueve países, el 55% de éstos afirmaron que estaban dispuestos a emplear métodos hormonales de anticoncepción. ¿Muchos, pocos, suficientes para lanzarse a invertir millones de euros en investigación? Casi la mitad de los hombres preferirían evitar métodos hormonales y sus posibles efectos secundarios. Quizás las compañías farmacéuticas no están muy entusiasmadas en invertir en programas de investigación cuando no existe la seguridad de que la gran mayoría de los hombres vayan a optar por estos métodos. Por tanto, la cuestión es, ¿cómo entorpecer la vida de los espermatozoides sin entorpecer la de los directivos de las compañías farmacéuticas?



Porque, en cuanto a los anticonceptivos masculinos, ése es el quebradero de cabeza de los investigadores: frenar el ansia de fecundación de millones de espermatozoides. Y, en vista del escaso interés de las farmacéuticas, se están probando diversos anticonceptivos en los laboratorios de las universidades. En el caso de los métodos hormonales, el gran objetivo de los investigadores es garantizar un elevado porcentaje de infertilidad sin efectos secundarios. Para ello, la mayoría de los métodos con los que se está investigando utilizan una combinación de testosterona más progestina (una forma sintética de progesterona, que es una hormona sexual femenina) con el objetivo de frenar la producción de esperma y lograr una efectividad anticonceptiva temporal del 90% (la de la píldora femenina es del 98%). Pero hay hombres en los que la fertilidad no desciende tanto. Y no está tan claro que se puedan evitar todos los efectos secundarios, tales como aumento de peso, aparición de acné, crecimiento de la próstata o problemas de erección. Otro de los motivos que está arrinconando a la píldora como posible anticonceptivo masculino es que buena parte de la testosterona que ésta contiene se descompone en el hígado, con lo que éste se resiente. Así que los investigadores se están aventurando por otros caminos.



Uno de ellos es una inyección de testosterona y otras sustancias que la OMS ha aprobado en 400 personas de ocho países. Pero el 10% de los participantes sufrieron efectos secundarios como depresión, aumento de peso o incremento del deseo sexual. Por otro lado, científicos de la Universidad de Whasington (EEUU.) y de la Universidad de California (EEUU.) están desarrollando geles de uso diario que se aplicarían en el brazo e incluso implantes bajo la piel que, en lugar de testosterona, liberan un esteroide modificado sintéticamente.

MÉTODOS NO HORMONALES



Menos avanzados se encuentran los métodos no hormonales, aunque, para muchos investigadores, podrían ser más eficaces y causar menos efectos secundarios que los hormonales. En la Universidad de Columbia (EEUU.) se ha conseguido detener y reactivar la producción de esperma en ratones sin efectos secundarios. Para ello, les administraron una sustancia que bloquea los receptores de la vitamina A en los testículos, necesaria para la producción de esperma. El problema es que este método se intentó hace unos 50 años, pero incrementaba la agresividad cuando se bebía alcohol. No parece que pueda ser muy popular un método que impide el embarazo, pero que no permite tomarse unas copas. Así que se está intentando dar con otra fórmula sin este efecto secundario.



Mejores perspectivas parece tener el RISUG (Inhibición Reversible del Esperma Bajo Supervisión, por sus siglas en inglés). Consiste en la introducción, con anestesia local, de un polímero (compuesto de proteínas fabricado en el laboratorio) en los mismos vasos que se cortan al realizar una vasectomía. El polímero, que se puede llevar durante años, se encarga de inutilizar el esperma cuando pasa por el conducto. La gran ventaja es que sería un método reversible. Se han realizado ensayos en India y, según sus responsables, un hombre a llevado el polímero durante 20 años y sólo embarazó cuando se le puso la inyección que lo disuelve. La Agencia Federal del Medicamento (FDA.) todavía no ha dado el visto bueno al experimento, que, probablemente, no se fabricará en EEUU. antes del año 2015.

¿Y PARA LAS MUJERES?



Se investiga en mejores métodos hormonales y de barrera para evitar que el óvulo sea fecundado. Si, en los hombres, el futuro parece deparar una revolución anticonceptiva, en el caso de la mujeres se esperan sobre todo mejoras de métodos ya existentes. Es decir, métodos con menos efectos secundarios y más baratos. Un ejemplo son los implantes anticonceptivos, que se usan desde hace más de 25 años. 



En China ya se está comercializando el sino-implante II, que, como otros implantes actuales, consiste en una o dos varillas que se colocan bajo la piel del brazo y que liberan hormonas. La tasa de embarazo es de menos del 1% anual y lo pueden usar mujeres que tengan riesgo cardiovascular. Libera levonorgestrel (forma sintética de la hormona progesterona, que es la que contiene la píldora del día después). Este implante ofrece protección durante 3-5 años. Y es un 30-40% más barato que los implantes parecidos existentes en el mercado, algo fundamental en los países en desarrollo. 



Por otro lado, una de las hormonas en la que los científicos tienen más confianza es la nestorona, una progesterona sintética que se podría aplicar combinada con otros estrógenos en forma de gel en diferentes partes del cuerpo. 



También se está experimentando con un anillo vaginal que libera esta misma hormona y que ofrecería una duración más prolongada que los anillos que se comercializan  actualmente. Y, entre los métodos de barrera, se está estudiando un nuevo tipo de diafragma, el diafragma SILCS, en fase muy avanzada, con una forma más alargada y se está estudiando la posibilidad de que libera un microbicida para prevenir el VIH.


sábado, 29 de octubre de 2011

DEPRESIÓN


Depresión: un problema 

cada vez más habitual y discapacitante





Merece prestar especial atención a la depresión infantil, pues entre un 10 y un 20% de los niños y adolescentes españoles sufren trastornos psiquiátricos y sólo la quinta parte de ellos son correctamente diagnosticados

La depresión constituye, según los psiquiatras, la enfermedad mental del siglo XX y será la más importante en el XXI. Se estima que entre el 5% y el 10% de los pacientes que acuden a un médico de atención primaria padecen esta dolencia.
La depresión es, de hecho, una enfermedad frecuente puesto que se calcula que sólo en España  hay entre 1.200.000 y 1.500.000 enfermos por depresión. Las causas de esta enfermedad (biológicas, psicológicas y externas), actúan a la vez produciendo malestar mental y también físico en las personas que la padecen. La depresión produce un conjunto de síntomas como estado de ánimo persistentemente triste; pérdida de interés o de placer en todas o casi todas las actividades con las que con anterioridad se disfrutaba; cambios en el apetito y/o peso; problemas de sueño; pérdida de energía, fatiga o decaimiento; sentimientos de inutilidad, de incapacidad o de desesperanza; dificultad para concentrarse; pensamientos sobre la muerte o el suicidio, así como intentos de suicidio; inquietud e irritabilidad, y síntomas físicos como dolores de cabeza, dolores musculares, sensación de opresión en el pecho, estreñimiento o diarrea y mareos. 


Los síntomas de la depresión pueden variar, tanto en intensidad, como en duración.  La depresión puede manifestarse en forma de síntomas graves que incapacitan al paciente para llevar una vida normal respecto a su trabajo, a su familia o a sus relaciones sociales.  Estos síntomas aparecen en forma de episodio que puede durar varios meses y, a veces, se presentan más de una vez en la vida.  En otras ocasiones los síntomas son menos graves, pudiendo ser persistentes, o incluso estar presentes durante años, si no se tratan convenientemente.

Son varias las causas por las que una persona puede padecer depresión.  Se cree que en ocasiones tiene que ver un factor hereditario, en otras está relacionada con situaciones de tensión o dificultades en la familia o en el trabajo, pero siempre según se ha comprobado, se producen  alteraciones en los neurotransmisores, sustancias químicas presentes en el cerebro.  

Como decíamos, la depresión es una enfermedad muy frecuente, hasta el punto de que afecta a 121 millones de personas en todo el mundo y causa 850.000 muertes anuales, muchas de ellas por suicidio. Actualmente, está considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la cuarta causa de discapacidad en el mundo y se prevé que sea la segunda dentro de 10 años. Además, el mayor número de afectados se da en los países más desarrollados y parece que las mujeres son mucho más vulnerables que los hombres. 
En efecto, el número de personas afectadas por depresión aumenta cada año y por ello las administraciones sanitarias deberían realizar una importante inversión en tratamientos. Pero, por el contrario, y lejos de afrontar el problema, hoy la mayoría de países en desarrollo gastan menos del 2% de sus presupuestos nacionales en servicios de salud mental.
Tratamientos

Actualmente, el arsenal de medicamentos antidepresivos es abundante y eficaz, y abarca una amplia lista de sustancias. Los antidepresivos son fármacos que actúan sobre los neurotransmisores, sustancias como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina, que las neuronas utilizan para comunicarse entre ellas. Uno de los fármacos más utilizados es la fluoxetina que favorece el aumento de serotonina, regula el estado de ánimo y la energía vital. Su efecto terapéutico no es inmediato y tarda, desde que se inicia el tratamiento, entre 3 y 4 meses en observar una respuesta clínica significativa. El tratamiento debe realizarse siempre bajo control médico. En algunos casos, cuando se trata desde la asistencia primaria y no hay respuesta eficaz al tratamiento inicial, o cuando el paciente presenta ideas suicidas, o la depresión es incapacitante o existen dificultades interpersonales que hacen necesaria la psicoterapia, hay que derivar al psiquiatra que aconsejará terapia de grupo con la supervisión de un terapeuta o terapias individuales como la psicoanalítica, la conductista o la gestáltica.
El tratamiento de la depresión precisa de varios meses de trabajo con el paciente. Un caso leve puede durar de 3 a 6 meses en el mejor de los casos, uno moderado de 6 a 9 meses, y en los casos graves, los síntomas y el tratamiento pueden durar mucho más tiempo, precisando incluso la hospitalización del paciente y de politerapia.
El consumo de antidepresivos se ha multiplicado por tres en la última década y el de ansiolíticos, por cuatro. Sin embargo, es vital incidir en que, aunque las depresiones se pueden superar, es necesario cumplir el tratamiento terapéutico prescrito escrupulosamente.

Incumplimiento terapéutico
La eficacia de los antidepresivos es del 90% si no hay abandono por parte del paciente. Sin embargo, entre un 40% y un 60% de los pacientes tratados no sigue el tratamiento. Los expertos apuntan a que a mayor gravedad de la enfermedad depresiva, mayor incumplimiento del tratamiento. 
Los especialistas también están de acuerdo en que para conseguir una buena adherencia es vital obtener la cooperación del paciente y reforzar la idea de enfermedad crónica, explicando los posibles efectos secundarios y de las medidas para atenuarlos junto a un apoyo psicológico para mejorar la tolerancia. Del mismo modo, el apoyo de la familia es primordial. Buscar su colaboración mediante una información adecuada sobre pronóstico, tratamiento y prevención de recaídas ayudará a la buena evolución del paciente. 
Por su parte, las autoridades sanitarias parecen estar concienciadas de lo necesario de ofrecer un buen abordaje de las enfermedades mentales y muestra de este compromiso fue la presencia de la ministra de Sanidad, Leire Pajín, en la Jornada conmemorativa del Día Mundial de las Enfermedades Mentales, que se celebró hace escasas fechas bajo el lema “Afronta el reto: colabora con la mejora de la salud mental”.
La ministra señaló en su intervención que una buena salud mental es uno de los factores que más contribuye al bienestar y desarrollo de las personas y de las comunidades en las que se insertan. Por esto mismo, los trastornos mentales afectan al comportamiento y a las relaciones familiares y sociales y generan una importante carga familiar. De hecho, según explicó Pajín, “los familiares más directos del paciente pueden llegar a dedicar, para atender a un paciente con esquizofrenia, de 6 a 9 horas diarias; con las consecuencias que esto supone para la vida laboral y social de los cuidadores”.
Estrategia en salud mental 

Ante este escenario, la ministra resaltó que la salud mental es una de las prioridades de su departamento. Como prueba, destacó la elaboración y aprobación de la Estrategia de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud, en el año 2006 y que fue actualizada, tras su evaluación, a finales de 2009.
Esta Estrategia, elaborada con la participación de las Comunidades Autónomas, las Sociedades Científicas y profesionales y las asociaciones de pacientes, están contribuyendo a acabar con el estigma de las enfermedades mentales y a potenciar el modelo de atención comunitaria desde la prevención y la promoción de la salud en la atención primaria para favorecer la autonomía personal de los pacientes.
La Estrategia también fomenta la calidad y la cohesión del sistema sanitario en el abordaje terapéutico de estas patologías y aborda la implantación de procedimientos para garantizar el respeto a los derechos y la dignidad de los pacientes en cuestiones como el cumplimiento de los tratamientos y las hospitalizaciones involuntarias.
Psiquiatría infantil y juvenil

Otro de los anuncios de la ministra durante la conmemoración del Día Mundial de las Enfermedades Mentales fue que el Ministerio de Sanidad ya ha iniciado los trámites para la creación del título oficial de Médico Especialista en Psiquiatría Infanto-Juvenil, “a través de un proyecto de Real Decreto que en la actualidad se encuentra en fase de alegaciones” y que permitirá mejorar la atención específica de los menores que padecen estas enfermedades mentales. Y es que, entre un 10 y un 20% de los niños, niñas y adolescentes españoles sufren trastornos psiquiátricos y sólo la quinta parte de ellos son correctamente diagnosticados.
En efecto, la importancia de un adecuado diagnóstico y tratamiento implica tanto el alivio del grave malestar en el niño como el evitar la cronificación del cuadro, la aparición de comorbilidades y la evolución de la enfermedad en la vida adulta. Por este motivo, en el XXV Congreso de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP), se debatió sobre la identificación precoz de la ansiedad y la depresión en los niños. 


En el caso de la ansiedad, según la edad del niño y su desarrollo cognoscitivo y emocional, las manifestaciones de la ansiedad pueden variar y estar influidas por sus vivencias, educación, el medio en el que vive e, indudablemente, por su temperamento y genética, comenta el Dr. Jesús García Pérez, pediatra y miembro de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP). 
Dentro de los acontecimientos vitales estresantes se deben señalar algunos que están presentes con mucha frecuencia en la vida de los niños como son “la separación o divorcio de los padres, sobre todo si conllevan discusiones frecuentes y graves entre ellos, el alcoholismo o toxicomanía de los padres, enfermedad grave física o mental de los mismos, deficiente rendimiento escolar, cambio de nivel económico y pérdida del trabajo paterno”, indica el Dr. García Pérez. 
“Evidentemente, -añade el experto- no a todos los niños les afectarán por igual, ya que la presencia de factores protectores ayudarán a una buena adaptación”. Entre éstos destacan: temperamento “fácil”, habilidades en resolución de problemas, y toma de decisiones y un desarrollo saludable. 
Depresión en los niños 
La depresión la sufren los niños desde edades tempranas y el pediatra debe tenerla en mente en su práctica clínica habitual. El diagnóstico requiere pensar en el trastorno, conocer sus características clínicas y disponer, en la medida de lo posible, de varias fuentes de información. “Los niños son una fuente de información altamente fiable y conocer lo que les sucede sólo requiere a veces tiempo y dedicación”, comenta el especialista García Pérez. “Además, -añade el experto- la depresión es una enfermedad que tiende a evolucionar de forma crónica y que condiciona toda la vida del niño. Por ello, reconocerla y diagnosticarla es uno de los mayores servicios que los pediatras pueden prestar a sus pacientes”. 
El diagnóstico precoz de las enfermedades de este tipo en los niños es un elemento esencial de la evolución y el pronóstico, más aún cuando se trata de enfermedades psiquiátricas que interfieren en el desarrollo emocional de los pequeños, en su rendimiento académico y en la adaptación social.

Detectar los signos y síntomas depresivos en los más pequeños requiere no sólo conocer el cuadro clínico, sino escuchar y entender lo que el niño dice y lo que el niño calla. Durante la infancia no se observan diferencias entre niños y niñas, sin embargo, a partir de la pubertad, la prevalencia en las mujeres es dos veces más alta que en los hombres. El factor edad es especialmente significativo en las niñas que, en un estudio español, tienen tasas del 2,2% a los 11 años y del 4,1% a los tres años. “La depresión, por tanto, existe en la infancia y afecta a niños de 3 a 6 años, una realidad que conviene tener presente en la práctica clínica”, declaran los expertos. 
El diagnóstico de la depresión en los niños es más difícil que en los adultos, y es tanto más difícil cuanto menor edad tiene el paciente. “La evaluación requiere tiempo para hablar con los padres, tiempo para explorar al niño y tiempo para informar del diagnóstico y de las recomendaciones terapéuticas”, dice el Dr. García Pérez. Es fundamental disponer de varias fuentes de información para hacer un diagnóstico correcto. 
Los síntomas y manifestaciones de la depresión varían en función de la edad, el desarrollo cognoscitivo y emocional del sujeto y la capacidad verbal para expresar emociones y sentimientos. Éstos pueden ser, en edad preescolar: irritabilidad, apatía, falta de interés, falta de colaboración con los padres, mímica y gestos tristes, crisis de llanto, anorexia y trastornos del sueño. Por otro lado, en la edad escolar: expresión triste, llanto, hiperactividad o lentitud motriz, sentimientos de desesperanza, deficiente imagen personal, descenso del rendimiento escolar, dificultades de concentración, cefaleas, gastralgias, apatía, sentimientos de culpa, ansiedad e ideación suicida.
El problema del estigma

Uno de los problemas que acompaña a las enfermedades mentales es el estigma que tienen que soportar quienes padecen alguna de estas patologías. En este sentido, el presidente de la Confederacion Española de Agrupaciones de Familiares y Enfermos Mentales (FEAFES), José María Sánchez Monge, denuncia que el estigma sigue siendo “un muro invisible” que impide a miles de personas en nuestro país disfrutar de sus “derechos más básicos” y tener la oportunidad de “vivir una vida plena”, como el resto de ciudadanos.
“Muchas veces no es tanto el trastorno mental en sí, como el rechazo que produce decir que se tiene ese diagnóstico, lo que provoca que la persona se vea excluida de la sociedad por el único motivo de presentar un problema de salud”, explica Sánchez Monge.
Desde FEAFES denuncian que, a pesar de los innegables avances, el estigma afecta a todos los ámbitos de la vida de las personas con enfermedad mental, desde la desinformación de los más allegados, a las dificultades en las relaciones sociales, o las barreras en el mundo laboral.
Además, el presidente de FEAFES se lamenta de que todavía se mantienen situaciones provocadas por el estigma en los propios recursos destinados a las personas con enfermedad mental. “En muchas ocasiones, la falta de confianza de los profesionales sociales y sanitarios impide que el propio afectado participe más en el desarrollo de su tratamiento y en la toma de decisiones que afectan a su vida”.

Soluciones contra el estigma

Para luchar contra estas situaciones, FEAFES reclama al conjunto de las Administraciones Públicas que, a través de campañas de sensibilización, den a conocer “la verdadera realidad de las enfermedades mentales”. Asimismo, piden a las empresas “mayor apertura” a la hora de contratar personas con este tipo de trastornos, puesto que muchas veces, según la entidad, trabajadores de gran valía no acceden a un empleo “simplemente por reconocer un diagnóstico médico” y, además, reclaman “la complicidad” de los medios de comunicación para ofrecer una imagen “más ajustada del día a día” de este colectivo.

Desde FEAFES apuntan que es fundamental que las personas con un trastorno mental y sus familiares reciban “mayor comprensión y apoyo de su entorno” cuando reconocen este tipo de problemas y confían en que, poco a poco, “todos nos acerquemos de otro modo” a los problemas de salud mental y adoptemos una “nueva mirada” frente a las personas con esta enfermedad.
FUENTES:

  1. Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Enfermos Mentales (FEAFES):

  2. Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP)
  3. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad (MSPSI)

viernes, 28 de octubre de 2011

LA CLONACIÓN

La oveja llamada Dolly mostró por primera vez al mundo la clonación en 1997. Era un clon porque compartía el mismo ADN que su madre; en otras palabras, sus células tenían el mismo material genético. Eran gemelos idénticos separados por una generación.



Los científicos del Instituto Roslin, en Escocia, crearon a Dolly mediante un proceso llamado transferencia nuclear. Tomaron el material genético de una célula adulta que actuó como donante y lo transfierieron a un óvulo no fertilizado al que se le había extraído su propio material genético. En el caso de Dolly, la célula donante provenía de las glándulas mamarias de una oveja finn dorset de seis años de edad. Los científicos sometieron al óvulo a una descarga eléctrica, y comenzó entonces a dividirse para formar un embrión.

En realidad, Dolly nació en julio de 1996, pero no se anunció su llegada al mundo hasta unos meses después, cuando el experimento de la clonación fue un éxito. Sus creadores fueron los científicos del Instituto Roslin de Edimburgo (Escocia), Ian Wilmut y Keith Campbell. La técnica que utilizaron para crearla fue la siguiente: estos científicos tomaron una de las células de la ubre de la oveja y le extrajeron el núcleo, que contiene la información genética. Luego, también cogieron un óvulo no fecundado de la oveja para extraerle también su núcleo. La información genética de la célula de la ubre se insertó en el óvulo, aunque para unirlo y convertirlo en un embrión se necesitó de unas pequeñas corrientes eléctricas. Finalmente, este embrión se introdujo en el útero de la oveja y varios meses después nació Dolly, que era idéntica a su madre, ya que tenían la misma carga genética.

Uno de los motivos por los que la creación de Dolly fue tan sorprendente es que servía de prueba para la comunidad científica de que una célula de una parte concreta del cuerpo podía ser usada para crear un organismo completo. Antes, casi todos los investigadores pensaban que una célula que se hubiera especializado sólo podía generar células también especializadas; es decir, una célula del corazón sólo podría crear células del corazón, y una hepática sólo podría crear otras hepáticas. Pero Dolly nació a partir de una sola célula extraída de las glándulas mamarias de su madre, lo que probaba que las células especializadas podían ser completamente reprogramadas.



Los científicos vieron esta hazaña como un gran progreso, pero los conservadores lo criticaron duramente. Fue la época en la que comenzó el debate ético sobre la práctica de la clonación, sobre todo, si llegaba a usarse en humanos.

Dolly presentaba muchas diferencias respecto de su madre. Por ejemplo, sus telómeros eran demasiado cortos. Los telómeros son finas hebras de proteínas que cubren los extremos de los cromosomas (las estructuras que contienen los genes). Pese a que nadie sabe exactamente para qué sirven, parece ser que se cree que protegen y reparan nuestras células. A medida que envejecemoz, nuestros telómeros se van acortando cada vez más. Dolly recibió de su madre los telómeros de una oveja de seis años pese a ser una recién nacida. Sus telómeros eran más cortos que los de un cordero de su edad. Así, pese a que parecía una oveja completamente normal, fue sacrificada a los seis años tras sufrir cáncer de pulmón y una artritis que la paralizaba. Las ovejas finn dorset suelen vivir de 11 a 12 años.



En 1999, ya se anunció que Dolly estaba sufriendo de un envejecimiento acelerado y empezó a sufrir problemas respiratorios, lo que resultaba precoz en su temprana edad. Posteriormente, se averiguó que este envejecimiento acelerado se debió a la clonación y que a su edad había que sumarle 6 años más. Finalmente, sus creadores la sacrificaron debido a la gravedad de la enfermedad que padecía. Sólo vivió 6 años, aunque tuvo 6 crías durante su corto período de vida.

Desde 1997, se han clonado vacas, ratones, cabras y cerdos usando el mismo proceso, la tasa de éxito en la clonación es muy baja en todas las especies, sobre el 1% según estudios publicados. Un grupo de investigadores surcoreanos aseguraron haber clonado un embrión humano en 1998, pero su experimento se abortó tras duplicarse el óvulo en dos ocasiones, por lo que no hay prueba alguna de que tuviera éxito.

ÉTICA Y TECNOLOGÍA  REPRODUCTIVA

Con el aumento progresivo del control en la influencia de las enfermedades infecciosas y nutricionales, las enfermedades dependientes de factores genéticos alcanzan un elevado nivel. Cuatro de cada 100 niños que nacen son portadores de una enfermedad genética.

En nuestro país la prevención de las enfermedades hereditarias se realiza actualmente por dos métodos: la consulta de consejo genético (que termina muchas veces en la aplicación de medidas anticonceptivas) y el diagnóstico pre-natal (que lleva en ocasiones a la interrupción del embarazo).

En ambos casos el genetista y la enfermera están en la obligación de ofrecer a la pareja toda la información necesaria, de manera clara y en forma oportuna, haciendo énfasis en los beneficios, riesgos y costos de cada una de las conductas posibles, recomendando la que a su juicio sea la mejor; pero en cualquier caso corresponde a la pareja, única y exclusivamente, el derecho y deber de expresar, sin compulsión alguna, la conducta que han elegido.

Si bien en Cuba se detectan la mayoría de los defectos del cierre del tubo neural por la determinación de los niveles de alfafetoproteínas en la sangre materna o el líquido amniótico; y es también posible el diagnóstico de la anemia falciforme, el síndrome de Down y otras malformaciones, sólo corresponde a la  pareja el decidir si se hacen o no las pruebas diagnósticas, una vez recibida la correspondiente información acerca de los beneficios que ello entraña.

Tanto el realizar la prueba diagnóstica sin el consentimiento de la pareja, como el utilizar algún método compulsivo para lograr su aquiescencia, sería una flagrante violación de carácter ético, al desconocer la autonomía de la pareja, es decir, su derecho a elegir libremente la conducta a seguir.

Lo que sí resulta evidente en un sistema social como el de Cuba, en que el hombre es el centro de atención de la sociedad y de sus instituciones gubernamentales y políticas, que el principio de justicia es respetado al ofrecer en forma gratuita y accesible para todos, tanto los servicios de carácter diagnóstico como terapéutico en la esfera de la salud reproductiva.

En sentido general el control de la natalidad asume diferentes enfoques según la filosofía imperante en las instituciones de salud, de los propios profesionales del sector y, evidentemente, de las parejas involucradas en las decisiones correspondientes.

Los partidarios de la filosofía idealista, en particular los creyentes que profesan religiones monoteístas, especialmente las cristianas, asumen posiciones muy conservadoras en este sentido, especialmente los católicos en lo concerniente al aborto. Algunas de estas posturas conservadoras abarcan también otros métodos contraceptivos.

El control de la natalidad persigue objetivos biológicos y socioeconómicos (fundamentalmente la prevención de enfermedades). Para efectuar el control de la natalidad se usan diferentes métodos, desde la educación sanitaria, el uso de contraceptivos orales y DIU, hasta la interrupción del embarazo o la esterilización femenina o masculina.

En el caso específico del aborto, como parte del derecho de planificación familiar, cabría preguntarse, ¿cuándo es aceptable desde el punto de vista ético? ¿Cómo se comparte la responsabilidad moral de esta decisión: pareja-profesionales de la salud?

Por otra parte, no son pocas las parejas que, afectadas por infertilidad de uno de ellos o de ambos, acuden a las instituciones de salud en busca de ayuda para lograr que se les aplique algunas de las técnicas reproductivas que se utilizan en la actualidad.

La fertilización in-vitro, usada fundamentalmente en los casos de infertilidad femenina por obstrucción o ausencia bilateral de las trompas de Falopio; y la inseminación artificial, que requiere de un donante de semen por infertilidad masculina, son técnicas de carácter terapéutico, cuyo manejo requiere de una conducta profesional verdaderamente ética, tanto por parte del médico como de la enfermera encargados de la atención de la pareja. ¿Qué problemas éticos podrían enfrentarse con respecto a la mujer que eventualmente podría prestar su útero para concebir?

En el caso específico de la inseminación artificial, ¿cuáles serían los problemas éticos a tratar: con respecto a la pareja que no puede y desea tener hijos, con respecto al hombre dispuesto a aportar el semen?

Otro problema bien distinto es la técnica de la eugenesia u obtención de una “especie nueva” de personas, por vía genética. Ese afán de “perfeccionar” premeditadamente la especie humana hacia determinados prototipos de hombres apropiados para los diferentes tipos de trabajos (intelectuales, manuales) o con características raciales específicas, etc., apuntan sin lugar a  dudas a mentalidades elitistas muy cercanas a las teorías nazi-fascistas, de tan dolorosas repercusiones en el presente siglo, especialmente en Europa.

El descubrimiento del Genoma Humano y los experimentos hechos en animales, tales como la
clonación reproductiva de la oveja “Dolly”, han planteado la posibilidad de realizar esa misma técnica con fines reproductivos con sujetos humanos, ignorando la dignidad de las personas y el respeto al patrimonio genético de la humanidad. Olvidando también que el hombre se distingue de los animales precisamente en que es un ser social y esa característica no podría ser nunca clonada. Si a nivel internacional no se adoptan rápidamente normas éticas relacionadas con las investigaciones en este campo, pueden ocurrir hechos que la humanidad entera luego podría lamentar.