martes, 30 de noviembre de 2010

EL SER HUMANO MORIBUNDO TAMBIÉN TIENE DERECHOS


Derechos del ser humano moribundo:

  • El derecho a saber que va a morir;
  • El derecho a rehusar un tratamiento;
  • El derecho a expresar su propia fe;
  • El derecho a mantener la conciencia lo más cerca posible de la frontera de la muerte evitando el dolor;
  • Morir sin el estrépito frenético de una tecnología puesta en juego para otorgar al moribundo algunas horas suplementarias de vida biológica;
  • Morir manteniendo con las personas cercanas contactos humanos, sencillos y enriquecedores.



EL PLAN DE HUMANIZACIÓN DE LOS HOSPITALES está basado en los DERECHOS Y DEBERES DEL CIUDADANO EN MATERIA DE SALUD, reconocidos en la Constitución Española y desarrollados en la ley General de Sanidad, a través del seguimiento de la Carta de Derechos y Deberes, Servicio de Atención al paciente, Comisión de humanización de la asistencia, realización de encuestas post-hospitalización con el fin de detectar fallos para su corrección, mejoras estructurales de los hospitales, tales como su señalización interna, incorporación de enseñantes (maestros) en los hospitales infantiles, intentos por favorecer la unión de la madre y el niño durante la estancia hospitalaria, biblioteca para los pacientes, información a los pacientes sobre autopsias, clínicas donación, instauración progresiva de las comida a la carta para los enfermos, el Servicio de Atención al Paciente, etc. Cuyo objetivo ha de ser acercar la Sanidad al ciudadano, satisfacer las necesidades del paciente hospitalizado, superar los aspectos puramente asistenciales y la incorporación de la opinión del usuario a los instrumentos de medición de la calidad asistencial.

Los objetivos sintetizan los puntos contenidos en el Plan de HUMANIZACIÓN y se pueden resumir en las siguientes funciones:

  • Propiciar la integración del usuario en el hospital, mediante el control de acogida a pacientes y familiares.
  • Realizar el seguimiento de la CARTA DE DERECHOS Y DEBERES.
  • Centralizar y dar respuesta a las reclamaciones.
  • Analizar la información obtenida y elaborar propuestas de medidas correctoras tendentes a mejorar la política de HUMANIZACIÓN.



Los avances clínicos han permitido curar enfermedades que hasta hace poco eran incurables, prolongar la vida o retrasar el momento de la muerte durante mucho tiempo con sostificados medios técnicos. Pero no debemos olvidarnos de crear un ambiente cálido y sosegado, para un enfermo angustiado. La disponibilidad es lo que se echa de menos en las relaciones humanas en un hospital. ¿Qué es lo que impulsa a trabajar en un lugar donde cada día se convive con el dolor y la muerte? ¿Será una naturaleza espiritual debido al entorno familiar? ¿Será la sorpresa o el sentimiento por el alma humana? ¿Deberíamos desarrollar con más intensidad la ciencia del contacto afectivo llamado haptonomía?.



El estudio de la vida humana nos hace ver que no podemos evitar nuestra muerte, ni la de los demás seres humanos. El ser humano no sólo es lo que vemos o creemos ver porque cada individuo es único y tiene una propia y exclusiva vida que se escapa a cualquier capacidad de juicio ajeno.




El ser humano cada segundo se construye, se intenta perfeccionar y realizar; y acaba transformándose, a través del tiempo y en cualquier situación de apogeo o crisis porque la vida en sí misma es una prueba desde el momento de la fecundación hasta el momento de la muerte. Todo ser humano, en un momento u otro, se ha planteado la gran cuestión de la existencia, ¿qué hay después de la muerte?.



La muerte ha sido y es un gran tabú del ser humano. Durante una buena parte de mi vida he intentado meditar sobre la muerte; llegando a una conclusión que puede no ser muy ortodoxa, pero que me ha abierto mis cinco sentidos a buscar el placer por la vida y al amor por la vida porque es lo único tangible que podemos sentir. Llegué a descubrir que podemos hacer algo en la vida porque es lo único realmente valioso que tenemos. Sé por experiencia propia cuánto pesa, cuánto cuesta y cuánto duele la pérdida de un ser querido. Sé lo que he perdido por no poder expresar en palabras, en gestos de amor, de gratitud, lo que realmente sentía, aunque como cada ser humano lo expresamos de la mejor manera que nos han enseñado o hemos aprendido.





Una verdad sí que descubrí a través de la experiencia y es que la peor soledad para una persona al final de la etapa de su vida es no poder comunicarse con sus seres queridos, sea por la evolución de la enfermedad, sea por la educación recibida, sea por las reminiscencias del pasado que originó cicatrices no sanadas, sea por las circunstancias propias de la supervivencia que genera el hecho de estar vivos. La meditación al lado de mi padre en una unidad de cuidados paliativos, leyendo un artículo sobre niños muriendo de hambre, niños explotados o niños luchando en ejércitos de la innominia con una mirada de crimen de lesa humanidad, me hizo llegar a una conclusión que puede ser acertada o no, pero pienso que cualquier ciencia dedicada a la salud es un ejercicio de humanidad, es afrontar una competencia profesional, con la técnica, con la ética y el humanismo. He intentado con un libro entre mis manos aprender a escuchar y he aprendido que no por hablar más alto se tiene más razón, he aprendido a escuchar dudas, preguntas, a desmitificar, a ver no sólo un cuerpo como si fuera un objeto, sino ver más allá, porque entre las cuatro paredes de una habitación existe un ser humano que es una vida entera, y digo esto porque creo que para un moribundo lo peor es sentirse excluido del mundo y de la vida. Por ese motivo, creo que la dimensión humana ha de aprender a relacionarse con otro ser humano a través del tacto afectivo, prestar atención a la mímica, al lenguaje corporal, a desarrollar la receptividad, la delicadeza, el trato, la sensibilidad, la intimidad, a aumentar la autoestima de la persona y el bienestar afectivo junto con la calidad de vida en el tiempo, por encima de la propia enfermedad.   



NOTICIAS DE SALUD Y SANIDAD 30.11.2010

ARA

La sanitat necessita canvis per ser viable.

DIARIO MÉDICO

Bellvitge protocoliza la supervisión y nivel de responsabilidad de los MIR.

Cataluña primera comunidad en garantizar la sanidad gratuita al 100 % de la población.

CIU quiere gestionar la crisis sin llegar a recortar las prestaciones ni la calidad.

Nueva estrategia en ictus hemorrágico.

EL PAÍS

Los trastornos mentales aumentan un 7% en un año.

EL PERIÓDICO DE CATALUÑA

El Clínic trata de evitar el SIDA en grupos con alto riesgo de infección.

Los genéricos crecen, pero siguen por debajo de la media de la UE.

LA VANGUARDIA

Los heterosexuales de 25 a 39 años lideran los contagios de VIH.

Médicos para tiempos difíciles.

PÚBLICO

La crisis pone el láser médico en manos inexpertas.

DIARI DE SABADELL

Cirujanos de toda Europa aprenden en el Taulí una innovadora tècnica.

lunes, 29 de noviembre de 2010

NOTICIAS DE SALUD Y SANIDAD 29.11.2010

AVUI +

80.000 persones a l´Estat han contret la SIDA en 30 anys.

EL PAÍS

No falla la mente, sino el cerebro.

LA VANGUARDIA VIVIR

El motor de L´H. Más oficinistas que vecinos.

GACETA MÉDICA


NOTICIAS DE SALUD Y SANIDAD 28.11.2010

ARA

"D´aquí deu anys tindrem una vacuna contra la SIDA".

A TU SALUD LA RAZÓN

Atender un ictus en tiempo record.

LA RAZÓN CATALUÑA

Vall d´Hebron crece con satélites.

LA VANGUARDIA

Cómo pagar una buena salud.

DIARI DE GIRONA

Més de 2000 gironins deixen per escrit que no se´ls allargui la vida de forma artificial.

NOTICIAS DE SALUD Y SANIDAD 27.11.2010

AVUI +


PAÍS EXTRA



EL PAÍS DE CATALUÑA


EL PERIÓDICO DE CATALUÑA





EL PUNT BARCELONA


LA VANGUARDIA


PÚBLICO


domingo, 28 de noviembre de 2010

LOS VIRUS


SON LOS SERES VIVOS MÁS DIMINUTOS, PERO LOS MÁS EFICACES Y LOS MÁS PERJUDICIALES PARA EL SER HUMANO.



Ya hemos oído hablar del MARSA o SARS, de la gripe aviar, de la gripe porcina o de la gripa A o gripe H5N1.


Son virus, miden nanómetros, lo cual supone un grave problema para saber cómo viven y se reproducen. No son visibles en microscopios ópticos, sólo son visibles a través de microscopios electrónicos. Son agentes infecciosos que miden entre 100 y 300 nanómetros, para que se entienda: en un tapón de un bolígrafo pueden existir más de 20.000 virus.

VIRUS H1N1
Viven para copiar. Son seres vivos orgánicos compuestos sólo de material genético rodeado por una envoltura protectora y son parásitos intracelulares obligados. Los virus tienen dos funciones, tiene una cubierta de proteína llamada cápside que lo protege y una molécula de material genético que lleva las instrucciones para producir otros virus iguales, es decir reproducirse.



Un virus para reproducirse tiene que entrar en una célula y robar el control de la célula para reproducirse que es su único objetivo, es decir existir. En la cápside hay receptores que reconocen y se unen a determinadas moléculas de la superficie de algún tipo de célula. El virus de la rabia se suele unir a las células del sistema nervioso, el virus de la gripe se une a las células del epitelio del sistema respiratorio. La unión entre cápside y membrana celular sigue un proceso, el virus vuelca su material genético dentro de la célula escogida. Los mecanismos que tienen los virus para replicar su material genético es variado y diverso. Una vez dentro de la célula comienza a fabricar proteínas víricas y nuevas copias de genes víricos gracias a ensamblajes propiciados por fuerzas químicas. En unos momentos, miles de nuevos virus se forman en el interior celular que saldrán para replicarse en otras células. Una sóla célula infectada puede replicar millones de copias del virus en cuyo crecimiento habrán matado a la célula huésped o invadida. Cada copia del virus tiene la función de conquistar otra célula e iniciar el proceso de replicación y así hasta el infinito, excepto que las defensas del organismo ataquen al virus y lo destruyan. Si el virus es letal o el huésped no es capaz de acabar con la infección, los virus pueden llegar a matar.




Los virus también tienen la capacidad de mutar, al producirse millones de copias del material genético, algunos de ellos dejan de ser idénticas al original, en este caso un virus que aparentemente no era peligroso puede convertirse en un problema para el ser humano, puede desarrollar una mutación que lo haga más difícil de eliminar convirtiéndose en un agente mucho más peligroso.

PAPILOMA VIRUS

 VIRUS DE LA GRIPE

 VIRUS DE LA GRIPE A

No existe un consenso sobre el origen de los virus. Es posible que su origen se remonte al origen mismo de la vida, con lo cual ningún ser vivo del planeta se libra de ellos. Los virus coevolucionan con sus anfitriones y a través de sus mutaciones y de la selección natural, que hace que sólo los seres vivos mejor adaptados sobrevivan, van especializándose. Saltan de unos seres vivos a otros y cada generación es más eficiente que la anterior y además también son capaces de saltar de una especie a otra, esto es lo que sucedió con la gripe A. La gripe A está causada por el virus influenzavirus A H1N1/09. Una de estas mutaciones ya causó la famosa gripe española de 1918 que causó aproximadamente 33 millones de muertos y reaparició en la década de 1970. El virus descubierto en 2009 es una variante que combina genes de la gripe porcina norteamericana, la gripe aviar norteamericana, la gripe humana y otra gripe porcina euroasiática. Se piensa, aunque no está confirmado que una forma mutante del virus saltó a los humanos en México.


VIRUS INFECTANDO UNA CÉLULA

Es cuestión de tiempo que uno de los muchos virus que consiguen saltar de una especie a otra sea especialmente mortífera o se propague de una manera anormalmente rápida. La OMS advierte de que una mutación extremadamente virulenta no podría ser parada porque no estamos preparados para evitar una pandemia de efectos devastadores.


Se está descubriendo que algunas enfermedades cuyas causas eran desconocidas o se asociaban a otros factores, podrían ser provocadas por infecciones víricas. Han aparecido diversas evidencias de que unos virus clasificados podrían estar asociados a la aparición del síndrome de fatiga crónica. También existe un estudio que demostraba un fuerte vínculo entre obesidad y el adenovirus Ad-36 y en el año 2006 se demostró que el Ad-37 provoca obesidad en los pollos. Se piensa que un porcentaje significativo de casos de obesidad podrían  tener origen en este tipo de infecciones, y que el virus transforma las células madre del tejido adiposo en células grasas.

viernes, 26 de noviembre de 2010

SISTEMA INTEGUMENTARIO

Dura, pero sensible, así es la arquitectura interna de la piel que varía según su localización y actividad, pero aflora continuamente durante la vida de este órgano. Continuamente perdemos células muertas y achatadas en la capa más externa (la mayor parte del polvo de una casa son restos de piel). Las células más externas son reemplazadas por células nuevas generadas por la división de células vivas presentes en la base de la epidermis. El proceso dura casi un mes y a medida que la células se abren camino hacia la superficie y se alejan de su fuente de nutrición, se achatan y se encogen, pierden su núcleo y se convierten en queratina, una proteína sin vida, creando una capa dura y continua, cuyos enlaces de azufre son demasiados robustos para destruirse con las enzimas normales de la digestión impidiendo que microbios potencialmente invasivos se hospeden en ella.

La dermis interna mantiene su integridad estructural, un tejido fibroso en el que se abren paso vasos sanguíneos, nervios, glándulas sudoríparas, glándulas sebáceas y folículos pilosos, estando su capa más profunda anclada a los tejidos subyacentes. Por cada 25 milímetros cuadrados, la piel contiene unas 700 glándulas sudoríparas, 100 glándulas sebáceas y 21000 sensores del calor, la presión y el dolor.




La piel está diseñada para manipular objetos con precisión, los arcos y espirales de las yemas de los dedos están perfectamente dotados de glándulas sudoríparas, pero carecen de pelo o glándulas sebáceas. Esta superficie lampiña y ondulada presente en los dedos y palmas de las manos y en las plantas de los pies ayuda a asir objetos y evita que resbalen. Debido a que las ondulaciones y espirales de la piel varían de una persona a otra, y como al tocar superficies lisas dejamos una impronta de sudor a las que llamamos huellas dactilares o digitales, resulta posible que nos identifiquen por lo que tocamos.

Unos 100.000 cabellos cubren el cuero cabelludo surgiendo de diminutas, pero largas fositas, aislando la cabeza del aire al tiempo que la protegen de la radiación dañina del sol. Las células foliculares vivas presentes en el bulbo piloso dentro de esta fosita se dividen para formar cabello y empujarlo al exterior. Al igual qu las células cutáneas, a medida que ascienden, se llenan de queratina y mueren, gracias a lo cual no duele cuando nos cortan el pelo. El sebo liberado en los folículos por las glándulas sebáceas humedece y vuelve flexible el tallo del cabello, y los folículos están tan firmemente hundidos en el cuero cabelludo.



Cuando el cuerpo se sobrecalienta, las glándulas sudoríparas liberan agua en la superficie de la piel. Cuando el agua se evapora, disipa el calor del cuerpo enfriándolo. Una persona inactiva transpira unos 2,4 mililitros por hora, mientras que una persona muy activa puede producir un litro o más de sudor en el mismo período.

DIFERENCIAS ENTRE HOMBRES Y MUJERES

El exterior del hombre y la mujer, aún siendo funcionalmente el mismo, difiere en la producción de las glándulas sebáceas y en la distribución del vello y la grasa corporal; es decir, juzgamos nuestro aspecto físico externo como "masculino" o "femenino" menos sobre la base del sexo que sobre patrones específicos de desarrollo.

El hombre almacena la grasa corporal en el abdomen, las mujeres en el hemicuerpo inferior, lo cual resulta muy aparente en el modo distinto de engordar y menguar al envejecer. Por su parte, las homonas esteroides, llamadas andrógenas (más conocidas por el nombre de testosterona) estimulan la producción de sebo, una compleja mixtura de grasas que provocan que el pelo sea áspero y crezca con una configuración característicamente "masculina"; en la cara, el pecho y el abdomen. Como la mujer también produce andrógenos y el hombre produce estrógenos (hormonas que estimulan las características sexuales "femeninas") el tipo de vello y su distribución y aparición es una mezcla de patrones masculinos y femeninos.

Una piel bronceada es más que respetable y tal vez el oliváceo sea un color más adecuado que el blanco para el hombre, morador de los bosques. El pálido hombre blanco al cual los africanos le tenían lástima, decía Thoreau.



La finalidad del color de la piel y el cabello está por encima de conceptos como la vanidad, la identidad y otros tipos de camuflaje. La melanina (feomelanina amarilla a roja, y eumelanina pardusca a negra), un pigmento que actúa de protector solar, ayuda a filtrar la radiación ultravioleta que, si entrara en contacto con el cuerpo, dañaría el ADN de los tejidos subyacentes.



 FEOMELANINA

Unas células tentaculares, llamadas melanocitos, siembran la base de la epidermis, produciendo melanina que inyectan en las capas productoras de queratina cerca de la piel exterior. Presentes en todo el cuerpo, los melanocitos se concentran especialmente en los órganos sexuales, los pezones, las axilas y la región anal, ofreciendo protección adicional a estas regiones sensibles además de atraer la atención visual durante el proceso reproductor.

MORIR PARA VIVIR

El cabello aparece cuando las células se dividen activamente en el folículo y se van queratinizando de forma progresiva hasta morir. La raíz y el tallo se componen de tres tubos concéntricos: la cutícula externa, una envoltura de escamas superpuestas que mantienen los tallos separados; la corteza media, que contiene pigmentos en el cabello oscuro y burbujas de aire en el cabello blanco; y la médula interna, un núcleo de escasas células que contiene pigmentos y celdillas de aire. La forma del tallo determina la textura del pelo. Redonda en el pelo liso, oval en el pelo ondulado, plana en el pelo rizado y el tono más suave u oscuro de la melanina decide si el pelo será rubio, rojo, castaño o negro. Una cintilla de músculo involuntario (el músculo erector del pelo) tira de la base de la raíz, elevando el pelo cuando se contrae mediante un mecanismo barométrico que registra el frío, las emociones y el terror.



Siendo su misión proteger los extremos de los dedos de las manos y los pies, las uñas son láminas duras de densas capas de células queratinizadas. Bajo la raíz (visible en la luneta blanca situada en la base de la uña) prolifera una matriz híbrida de células epidérmicas en constante división. El lecho ungueal, la porción de uña que vemos, se extiende más allá del dedo hasta su extremo sobresaliente, la porción distal de la uña que tenemos que recortar. Útiles para asir y arañar, las uñas crecen más rápido en climas cálidos que fríos, y las uñas de los dedos de la mano crecen un 300-400 por ciento más rápido que las de los dedos de los pies.

IGUAL MATERIAL, DISTINTAS FORMAS

La piel, el cabello y las uñas son en su mayor parte proteínas. La queratina, al igual que todas las moléculas funcionales de las células, se compone de largas cadenas de aminoácidos que forman una espiral. Pero son únicas porque sus cadenas contienen niveles elevados de átomos de azufre, que, al juntarse, crean uno de los enlaces químicos más resistentes de la naturaleza: los puentes disulfuro. El revestimiento externo del cabello se compone de células queratinizadas muertas, que forman haces longitudinales y se mantienen unidas por los puentes disulfuro.

Las células queratinizadas en la superficie de la piel forman articulaciones tensas y enlazadas, que se ondulan creando una superficie rugosa similar al alquitrán y que mantiene fuera el agua y los microbios y otras sustancias esenciales. En las uñas, las células queratinizadas se superponen en capas y crean una corteza lisa.

NOTICIAS DE SALUD Y SANIDAD 26.11.2010

ABC BARCELONA

Los vecinos, engañados con el nuevo Vall d´Hebron.

AVUI +

Ara cal que la gent posi en pràctica la dieta mediterrània.


Un de cada tres fàrmacs receptats és un genèric.

EL MUNDO

El tabaco mata a 600.000 fumadores pasivos cada año.

LA VANGUARDIA

Vacunados por orden judicial.

jueves, 25 de noviembre de 2010

LA PIEL BAJO ASEDIO


Con el tiempo, la exposición de la piel a los rayos del sol la hace más vulnerable a la amplia gama de los efectos perjudiciales de éste. Para las personas de piel clara, la primera línea de defensa biológica ante las radiaciones solares es el protector solar contra el bronceado. Sin embargo, demasiado tiempo al sol puede conllevar quemaduras, que destruyen las células vivas de la capa superficial de la piel, la epidermis. Al cabo de uno o dos días las células muertas caen o se desprenden a tiras. Quemaduras frecuentes durante la infancia pueden provocar que una persona sea más propensa a desarrollar cáncer de piel más tarde en la vida.

La piel tiene un extraordinario poder de recuperación. Una herida que atraviese la epidermis pone en marcha una reacción en cadena: el flujo sanguíneo se detiene, se llevan a cabo reparaciones iniciales y, a la larga, la zona afectada vuelve la normalidad. Sin estos recursos, a través de una herida, el cuerpo quedaría expuesto a los millones de bacterias y otros microbios que abundan en la superficie. Otras amenazas para la piel son las radiaciones ultravioletas, que causan mutaciones en el ADN, y las toxinas del humo del tabaco. Cuando una persona se expone al sol, la piel se broncea porque los melanocitos aumentan la producción de melanina; éste es el mecanismo de que se sirve este pigmento para proteger las células de la piel. A la larga, sin embargo, el bronceado reduce la flexibilidad de la elastina, lo que a menudo se traduce en profundas arrugas en la piel del rostro. Por otra parte, la radiación ultravioleta debilita el sistema inmunitario y con el tiempo, si esa exposición es excesiva, puede activar los protooncógenos, el primer paso hacia el cáncer.

PROTOONCÓGENOS

El cáncer de la piel es el tipo más común de cáncer. Aunque es muy infrecuente, el más peligroso (puesto que se metastiza a otras partes, como el cerebro) es aquel en el que un melanoma maligno, con su color marrón característico, se desarrolla en los melanocitos, las células del pigmento de la piel.



La abundancia de  arrugas, conocida como "cara de fumador", es el resultado de un consumo prolongado y frecuente de tabaco, que estropea el colágeno y la elastina de la piel.



EL PROCESO CURATIVO

Las pequeñas heridas de la piel se reparan siguiendo una serie de pasos. Primero se produce un coágulo de sangre para cerrar los pequeños vasos sanguíneos dañados y unir los bordes de la herida. Poco a poco, la superficie del coágulo se seca, dando lugar a una costra. Durante los siguientes días, por debajo de la costra se forman nuevos vasos sanguíneos para restaurar la zona. Mientras tanto, unas células carroñeras denominadas macrófagos se ponen en marcha para limpiar la sangre coagulada y los restos de células destruidas por la herida.

CÉLULA BLANCA MACRÓFAGA

Otras células, los fibroblastos, empiezan a fabricar el colágeno que se incorporará a la herida en proceso de curación, incluso el tejido de cicatriz que pueda formarse.

 FIBROBLASTOS


FASES DEL PROCESO CURATIVO

A medida que la piel se regenera, la costra se separa, hasta que se desprende del todo. Casi todas las heridas dejan algún tipo de cicatriz. Por las cicatrices apenas circula la sangre y, puesto que están formadas casi completamente de colágeno, no son tan flexibles como la piel de su alrededor.



      • La piel se desgarra surgiendo la hemorragia.
      • Se produce un coágulo apareciendo los fibroblastos.
      • Se forma un nuevo tejido y los macrófagos actúan sobre la sangre coagulada.
      • La costra se desprende y el vaso sanguíneo se ha restaurado.

BAJO LA SUPERFICIE DE LA PIEL

Al mirar por debajo de la superficie de la piel se entiende mejor por qué la cobertura del cuerpo humano es tan versátil, resistente, flexible y duradera. Sus capas, la epidermis y la dermis, se reparten las funciones que la piel debe llevar a cabo. La capa escamosa de células muertas rica en queratina de la superficie de la epidermis contrarresta las constantes agresiones y la exposición a los elementos. Las células vivas que hay debajo de esta primera capa están pegadas unas a otras formando una lámina compacta, una segunda línea de defensa frente a pinchazos o microbios. Pero la capa más resistente de la piel es la dermis; construida por colágenos y elastina, es muy resistente y se mantiene elástica durante décadas. Es el tejido que sostiene y nutre la epidermis. Por debajo de la epidermis está la hipodermis, cuya función es unir la piel a los músculos y huesos.

CÉLULAS DE COLÁGENO

CÉLULAS DE ELASTINA

LA REGENERACIÓN DE LA PIEL

La superficie de la piel se regenera constantemente. Como escaladores epidérmicos, las células se forman en la base de la epidermis y se ven empujadas hacia la superficie al producirse nuevas células debajo. La mayoría de las células de la epidermis son queratinocitos, que producen una proteína impermeable denominada queratina. Estas células mueren durante su viaje por lo que, cuando llegan a la superficie, sólo quedan de ellas bolsas planas de queratina que forman un protector impermeable. Al frotar la piel, estas células muertas se desprenden y otras toman su lugar. La epidermis entera se renueva constantemente en períodos de unas cuatro a seis semanas. En la base de la epidermis hay otras células, los melanocitos, que producen melanina. Esta sustancia contiene una gama de colores que van del amarillo anaranjado al negro. Es lo que da color a la piel. La concentración de muchos gránulos de melanina en una área reducida produce una peca o lunar.

MELANOCITOS

CÉLULAS DE MELANINA
 

QUERATINOCITOS 

CÉLULAS DE QUERATINA



Al envejecer se pierden colágenos, los que quedan se endurecen y las fibras de elastina degeneran. La piel se afloja paulatinamente y aparecen las arrugas, especialmente en las zonas que se fruncen más a menudo.

El color y la cantidad de melanina de la piel de una persona vienen determinadas por los genes. La diferencia en el color de la piel es un distintivo de la diversidad humana.



La dermis tiene vasos sanguíneos y los nervios serpentean entre los folículos pilosos, mientras el vello, los canales de las glándulas sebáceas y los largos conductos de las glándulas sudoríparas se abren paso hacia la superficie. Los poros visibles en la piel son las aberturas de los folículos pilosos a los que, por debajo, están pegadas las células musculares. Cuando estas células se contraen como respuesta al miedo o al frío, los folículos pilosos se yerguen o erizan, y el resultado es la popularmente conocida piel de gallina.


La mayor parte de la grasa está contenida en la hipodermis, una capa de tejido por debajo de la dermis. Las fibras de colágeno de la dermis hacen que ésta sea resistente y duradera.



DERIVADOS DE LA PIEL

La piel no sólo cubre nuestro cuerpo, sino que también sirve de soporte a estructuras que refuerzan su protección, incrementan el aislamiento y ofrecen otras ventajas, como la posibilidad de aliviar un picor. El pelo y las uñas se desarrollan a partir de la capa superior de la piel, la epidermis, y están formadas de queratina. Esta protéina, densa y fibrosa, es extremadamente dura, y resiste roturas y desgarros, una característica que la convierte en el material ideal para aquellas partes del cuerpo que están más sometidas a fricción o a otras presiones mecánicas. El pelo, formado mayoritariamente por queratina, es uno de los materiales más resistentes del cuerpo. Sólo las labios, las palmas de las manos, las plantas de los pies y algunas zonas de los genitales no tienen pelo ni vello. Las uñas protegen los delicados tejidos de la punta de los dedos, y cada una tiene una raíz, que está inserta en la piel subyacente. De hecho, la parte de las uñas que sobresale está muerta, y eso es lo que les permite resistir el desgaste cotidiano.


El cabello en una persona tiene un promedio de unos cien mil cabellos, procedente cada uno de ellos de un folículo piloso. Estos folículos permanecen activos entre 3 y 5 años, para luego descansar durante unos meses antes de desarrollar un nuevo cabello. Como consecuencia, se pierden unos cien cabellos al día. La testosterona, por ejemplo, estimula el crecimiento del vello corporal; una mala alimentación, en cambio, lo debilita. El proceso de envejecimiento hace que disminuya la actividad de los folículos pilosos. La forma de los folículos pilosos determina el tipo de pelo. El pelo liso procede de folículos redondeados, el pelo ondulado es resultado de folículos alargados, y los folículos curvados son los responsables del pelo rizado. Un cabello es una fibra flexible y escamosa de células atestadas de queratina. La cubierta exterior está formada por células achatadas y superpuestas que forman una duradera cutícula. A diferencia de las células queratinizadas de la superficie de la piel, las células de la cutícula del cabello contienen una forma especialmente densa de queratina que evita la descamación. A su vez, las estrías en forma de teja de su superficie evitan que los cabellos se apelmacen.

Las uñas son el equivalente humano de las garras y pezuñas de los animales. Normalmente, las uñas sanas tienen un color rosado que se debe a la presencia de vasos sanguíneos en la dermis subyacente.